Vecinos persiguen durante 65 km, a un camión que tiró media casa al extraviarse en las callejuelas de Bolaños

M1 1410308058 kN0B U601183222984DIG 624x385@El Norte 1

«Tuvimos muchísima suerte de que no pasara nada porque en ese momento nos dirigíamos todos hacia allí para cenar y no había nadie en la peña cuando el camión se llevó la esquina por delante», relatan las víctimas del siniestro registrado el domingo por la noche en Bolaños de Campos, donde un vehículo pesado se coló por las callejuelas del pueblo, derribó inicialmente el cartel de un bar, estuvo a punto de arrollar a una pareja y acabó derribando la pared de la  esquina de una habitación utilizaba como peña en una localidad inmersa ese día en la celebración de las fiestas de El Carmen. Y lo más llamativo, sin embargo, ocurrió a continuación. El transportista no solo no se detuvo sino que emprendió una huida que le llevó a recorrer más de sesenta kilómetros, en su mayoría por la carretera de León (N-601), antes de sufrir un accidente de tráfico y acabar cruzado en la calzada antes de llegar al cruce hacia Peñaflor de Hornija.

El camionero, de 55 años, está siendo investigado por los agentes de la Guardia Civil, en principio, por un posible delito contra la seguridad vial y otro de daños. El hombre, además, sufrió lesiones leves en el siniestro y tuvo que ser evacuado en ambulancia a un centro hospitalario, según confirmaron ayer fuentes de la Guardia Civil de Tráfico.

Ruta por «calles estrechas»

Los hechos tuvieron lugar al filo de las diez de la noche, cuando el conductor del vehículo pesado hizo un accidentado recorrido por las «estrechas calles» de Bolaños antes de salir al cruce de la calle Santa María con la travesía de la carretera provincial VP-5505, donde derribó la pared y el portón de una cochera habilitada como peña en la que, por fortuna, «no había nadie gracias a que habíamos estado en otra peña justo antes y precisamente íbamos hacia allí para cenar». Así que los peñistas fueron advertidos por un testigo de que segundos antes un camión había derribado el local y había continuado la marcha por la citada vía que conduce a Valdunquillo.

«Éramos muchos y decidimos coger los coches y salir detrás del camionero después de alertar a la Guardia Civil y de que nos informaran de que no tenían patrullas en las inmediaciones», relatan las víctimas, que siguieron después los movimientos del vehículo pesado, cuyo conductor tomó la N-610 camino de Becilla de Valderaduey y allí cambió de nuevo de carretera para meterse por la N-601. «Fuimos informando a los agentes de su situación y, después de ver cómo pasaba por travesías tan peligrosas como la de Medina de Rioseco a toda velocidad o circulaba por mitad de la calzada de la Nacional, acabó sufriendo un accidente antes de llegar a la salida hacia Peñaflor de Hornija», donde fue interceptado finalmente por las patrullas, resumieron los afectados.

El transportista se salió de la calzada a la altura del kilómetro 214 de la N-601, poco antes del tramo desdoblado de la autovía que conduce a la capital. La cabina acabó en la tierra y la caja quedó cruzada ocupando los dos carriles de la carretera. «No sabemos qué le pudo pasar por la cabeza para meterse por el pueblo y luego huir», lamentan los peñistas de la localidad terracampina, quienes insisten de que «tuvimos la suerte de que la peña estaba vacía cuando tiró la pared y de que no atropellara a nadie dentro del pueblo».

La huida del camionero se prolongó durante casi una hora y concluyó a 65 kilómetros de distancia del punto de partida. Las fuentes consultadas de la Guardia Civil indicaron que «no hubo positivos por alcoholemia o drogas» que justificaran, al menos, en parte, lo ocurrido entre las diez y las once de la noche del domingo entre Bolaños de Campos y Peñaflor de Hornija. Los afectados interpusieron la correspondiente denuncia por los daños ocasionado en su peña y la investigación ya está en manos del juzgado.

 

Ver más en – Elnortedecastilla.es

 

whatsapp logoEnvíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053