Roban un camión a plena luz del día y desguazan otro

Los ladrones se apoderaron de un camión marca Iveco cuando su dueño, J.M.V.C., de 27 años, lo tenía estacionado en la entrada de su domicilio en el municipio de Pereiro de Aguiar. El vehículo acababa de ser aparcado tras una viaje en la zona conocida como Cachamaría de Triós.

Ni vecinos ni dueño del camión se percataron de nada extraño en la zona, ni tampoco se encontraron con personas desconocidas. El robo, según pudo saber este periódico, se produjo a plena luz del día, entre las cuatro y las cinco de la tarde del pasado jueves, día 2 de marzo.

Pero no fue este el único robo de un camión en la provincia en los últimos días. En Verín, los delincuentes sustrajeron los carenados laterales (chapas de metal que tapan la carrocería) de otro cuando estaba estacionado en la avenida de Castilla de la villa. El transportista, identificado como P.R.D., de 28 años, con domicilio en Oímbra, se percató del robo cuando fue a coger el vehículo y a comprobar su estado.

En ambos casos, la Guardia Civil mantiene una investigación abierta para identificar a los autores. Los agentes alertaron a todos los cuarteles del territorio nacional del robo del camión en Pereiro de Aguiar con el objetivo de ser localizado en cualquier control de carretera. También informaron a la Guardia Nacional Republicana portuguesa en previsión de que los ladrones puedan cruzar la frontera y meter el vehículo en un desguace para después vender las piezas.

Los investigadores no descartan que sustrajeran el vehículo con el objetivo de perpetrar un robo en una de las múltiples naves del parque empresarial de Pereiro de Aguiar o del limítrofe de San Cibrao das Viñas.
En la jornada de ayer, la Guardia Civil intensificaba la vigilancia en torno a ambos espacios industriales, revisando incluso naves abandonadas por si estaba el vehículo escondido en alguna de ellas. Estas pesquisas, según fuentes del Instituto Armado, no dieron resultados positivos.

Robos constantes
En el caso de la sustracción denunciada en Verín, los agentes intensificaron la vigilancia en la zona con el objetivo de evitar nuevos robos.

La avenida de Castilla, que la forma la carretera N-525 a la salida del casco urbano, en dirección Benavente, es el lugar habitual en que los camioneros aparcan su vehículos una vez finalizada la ruta.La travesía está llena de camiones, sobre todo los fines de semana, estacionados en ambas márgenes. Y los ladrones conocen la situación y prácticamente perpetran una media de entre dos y tres robos todos los meses, según los datos que maneja el Instituto Armado.

Las sustracción más comunes son de gasóleo, chapas, carga e incluso los propios camiones. Los transportistas vienen reclamando sin éxito desde hace diez años un estacionamiento debidamente vigilado y con iluminación, en los alrededores del casco urbano de la villa verinense.

 

Fuente de la noticia: Laregion.es