Rescatan una furgoneta Volkswagen Transporter T1 abandonada 40 años en un bosque de Los Alpes

14900895793329

un grupo de amantes de las furgonetas clásicas de Volkswagen que se dedica a rescatar y restaurar unidades abandonadas en graneros, viejas naves o cochambrosos garajes. Su último descubrimiento les ha llevado a extraer uno de los famosos modelos hippies de un bosque de los Alpes franceses a más de 1.300 metros de altitud basándose en las indicaciones de un buscador de setas…

David Dorsi sabía que en un valle en lo más profundo entre las montañas de los Alpes franceses había una furgoneta Volkswagen abandonada hacía más de 40 años. Un buscador de setas la había encontrado hacía más de 15 y le había indicado su ubicación aproximada a más de 1.300 metros de altitud en el medio de un frondoso bosque. Pintaron el esbozo de un mapa y Dorsi tuvo que caminar durante largo tiempo.

Rescatan una furgoneta Volkswagen Transporter T1 abandonada 40 años en un bosque de Los Alpes

A la furgoneta se le han cambiado las ruedas, el depósito de combustible, los cables de la dirección y el sistema de frenos. También se le ha insertado un motor nuevo.
Dorsi es uno de los integrantes de AirMapp, una asociación de amigos que en torno a una página de internet comparten su amor por la restauración de las antiguas furgonetas Transporter de Volkswagen. Averiguan su paradero, las compran o se las regalan y, casi sea cual sea su estado de conservación, las reparan y recuperan para una segunda vida en el asfalto.

«Según sentía que me estaba acercando la excitación crecía por momentos», confiesa Dorsi, hablando de su última experiencia. Al final, protegida por unas láminas de metal corrugado, cubierta de hojas de pino y acariciada por las telas de las arañas, encontró la Transporter. Se trataba nada menos que de una T1, el primer modelo que Volkswagen produjo, a partir de 1950, de la pequeña furgoneta que tanto éxito ha cosechado a lo largo de la historia y que aún hoy se produce en su quinta generación. La unidad emboscada había sobrevivido al tiempo y a la humedad más de 40 años, ya que había sido producida en 1955, aunque nadie sabía cuando había sido medio cubierta y abandonada a su suerte en aquella parcela de terreno.

Rescatan una furgoneta Volkswagen Transporter T1 abandonada 40 años en un bosque de Los Alpes

En el proceso de restauración han participado diversas empresas, como Uncrate o AirMapp; pero el proceso se ha llevado a cabo por los amigos de David Dorsi en el mismo lugar donde se encontró la furgoneta.
Al día siguiente de encontrarla y tras una pequeña investigación, Dorsi habló con el dueño del terreno y le compró aquél pedazo de historia. Inmediatamente quiso alquilar una grúa para sacar, a la que fue conocida como la furgoneta de los hippies, del corazón del bosque. «Pero luego se me ocurrió otra idea mejor. Comenzaría a repararla allí mismo para tratar de que saliera por sus propios pies. Así que buscó la complicidad de la página web Uncrate y del suministrador de drones AirMapp para poder realizar un vídeo de su proyecto. Además, contó con la colaboración de la tienda de repuestos Serial Kombi y de varios amigos, que inmediatamente se sumaron entusiasmados al mismo, poniendo manos a la obra en cuanto fue posible.

Rescatan una furgoneta Volkswagen Transporter T1 abandonada 40 años en un bosque de Los Alpes

Lo primero que hizo David fue sustituir las ruedas por otras nuevas para poder extraer al vehículo de entre los dos árboles bajo cuyas ramas había sido cobijado. Le cambiaron el depósito de combustible, los cables de la dirección y el sistema de frenos. También sustituyeron el motor, cuyos cilindros se habían solidificado por el óxido, por otro de otra furgoneta antigua también Volkswagen pero cuyo funcionamiento no había sido comprobado. Esa misma noche, la furgoneta arrancó y tras algunos detalles finales, al día siguiente ya estaba circulando despacio por el suelo del bosque camino a su resurrección.

«Este fue el momento de mayor entusiasmo y locura para todos nosotros», según David. Sus libertadores tuvieron que empujarla en ciertos tramos y hasta cortar un árbol caído para facilitarle la salida. «Todos quisimos llevarla durante un tramo de aquel bosque hacia su libertad. Durante varios kilómetros tuvieron que conducirla atravesando todo tipo de badenes, barro y pendientes, con mucha precaución para tratar de que nada fallara y la aventura finalizara en desastre. Pero al final la furgoneta pudo enfilar la carretera sin contratiempos hacia su restauración y una segunda vida, esta vez en el asfalto».

Fuente: Expansion.com