Prevenir las cinco averías más caras de tu coche

 Resultado de imagen de Calor

Cuando nuestro coche sufre alguna avería, siempre nos ponemos en lo peor. Lo primero que nos viene a la mente es la gran cantidad de dinero que deberemos pagar para que aquella parte que se acaba de estropear vuelva a funcionar correctamente. Pero lo cierto es que, muchas de las veces, la situación acaba no siendo tan dramática como nos la habíamos imaginado y la avería resulta ser menos de lo previamente imaginado. Sin embargo, existen unas cuantas averías que tu coche puede sufrir que sí que dejarían tu bolsillo temblando.

En ocasiones extremas, incluso puede llegar a ser más rentable cambiar de coche que arreglar la avería. Sea como sea, lo que está claro es que muchas veces las averías se nos pasan de presupuesto. Por ello, debemos conocer aquellas que pueden resultarnos más caras para estar preparados y para poder buscar el lugar adecuado para que nos la arreglen sin gastar más de la cuenta. Desde Motor Zeta, te recordamos cuáles son cinco de las averías más caras con las que te puedes encontrar.

Turbo. La avería del turbo es, sin duda, una de las averías más caras de un coche. Aunque muchas veces no podamos hacer nada para evitarla, ya que la avería se puede producir por defecto de fabricación, lo cierto es que algunas veces sí que depende de nuestra conducción. Por lo que deberíamos intentar evitar circular con el motor muy revolucionado, porque puede acabar provocando esta avería, así como conducir con exceso de temperatura o falta de engrase. El coste de esta reparación puede ascender a los 500 euros, pudiendo llegar a los 1.000.

Correa de distribución. Cuando la correa de nuestro coche se rompe, el pistón se toca con las válvulas y éstas se doblan. Si esto ocurre, la factura de la avería será muy alta, ya que la reparación acostumbra a ser muy costosa. En este caso, la avería se produce por un mal montaje en la última revisión o por el desgaste de la misma. Así, se recomienda cambiar la correa cada 80.000 km aproximadamente, aunque todo depende del tipo de correa que tengamos. El coste de reparación va desde los 250 euros hasta los 3.000.

Inyectores diésel o gasolina. Si tu vehículo da tirones en las aceleraciones o si observas un aumento del consumo de tu coche de manera inexplicable, puede que estés ante un caso de inyectores sucios, algo que puede ocasionar su avería. Además de por la suciedad, también pueden ser provocadas por la mala calidad del combustible o por su mismo uso. La reparación puede ascender a unos 250 euros en gasolina y a unos 500 euros en diésel.

Bomba del combustible. Las razones por las que se puede estropear una bomba de combustible son muchas y muy variadas. Puede ser por la mala calidad del combustible, por exceso de agua en el combustible, por esquirlas metálicas que producen rozamientos, por fallos en el sistema eléctrico, entre otras. La factura de la reparación parte de los 60 euros, además de sumarle las horas empleadas para cambiar la bomba.

 

HI

Comentarios

comentarios