Multada con 200€ una ambulancia cuando iba a atender un infarto

1217497 1

La Policía Local le impuso 200 € por aparcar mal y por desobeciencia. Los sanitarios iban a atender al pasajero de un bus urbano que sufrió un síncope

La Policía Local de Zaragoza denunció anteayer por la mañana en la capital aragonesa al conductor de una ambulancia del 061 por aparcar mal y no hacerle caso cuando le dijo que moviese el vehículo. Hasta ahí todo normal, dentro de sus competencias; lo extraño del caso es que la sanción se produjo cuando el sanitario, con tres compañeros, iba a atender una urgencia, concretamente un posible infarto, que en principio parece tener prioridad sobre las normas de estacionamiento. Fuentes del Cuerpo confirmaron que están «investigando» las circunstancias del incidente.

Este se produjo en torno al mediodía de anteayer, en la confluencia de la avenida Tenor Fleta y el paseo Sagasta, donde se detuvo un autobús de la línea 24 ante el ataque que estaba sufriendo un pasajero.

Ante el aviso de Emergencias, la ambulancia del Salud se desplazó al lugar y aparcó fuera de la parada, antes de que el médico, el enfermero y los dos técnicos bajasen para dirigirse al autobús.

Fue entonces cuando, según explicaba ayer Félix Cepero, secretario de la Asociación de Técnicos de Emergencias Sanitarias de Aragón (Atetransa), un agente de la Policía Local les indicó que aparcasen en la parada, a unos metros. El conductor, admitía el secretario, «no le hizo caso», porque la prioridad era atender la urgencia médica y, en su opinión, el vehículo sanitario no estaba causando ninguna amenaza a la seguridad del tráfico donde estaba parado.

Más aun cuando, al poco tiempo, fue la propia Policía Local la que cortó dos carriles de Tenor Fleta para que pudieran trabajar con tranquilidad.

Los sanitarios pudieron pues, con tranquilidad, atender la urgencia, que afortunadamente para el pasajero se quedó en un síncope sin mayores consecuencias.

La sorpresa se la llevaron cuando, al terminar y volver al vehículo, el agente volvió a recriminar al conductor que no le hubiera hecho caso, y le entregó una denuncia por valor de 200 euros por desobediencia y por aparcar mal, según le explicó.

La incredulidad y el malestar de los intervinientes pronto se trasladaron a Twitter, donde dejaron un mensaje para la Policía Local, que esta respondió comprometiéndose a estudiar el accidente. Y, a modo de disculpa, felicitando a los sanitarios por su gran trabajo y colaboración habituales.

Cepero coincidía ayer en que, por norma general, el trato y la colaboración son buenos con los cuerpos policiales, pero «a veces hay enganchadas» como esta, que a su juicio no tienen razón de ser. El secretario de Atetransa también dejaba entrever cierto agravio comparativo con otros cuerpos, porque «cuando tienen que actuar los Bomberos del ayuntamiento la Policía Local corta la calle, como es normal; pero si somos nosotros, a veces nos ponen más problemas», lamentaba.

PRECEDENTES

El caso de anteayer recuerda al del hombre que fue multado con 600 euros por exceso de velocidad cuando trasladaba a su mujer desde Calamocha al hospital, después de que el 112 le hubiese informado de que no había ambulancias disponibles. En aquella ocasión el Justicia de Aragón llegó a pedir al Cuerpo que se anulase la sanción, ya que había tenido su origen en un anormal funcionamiento de la Administración por la falta de efectivos sanitarios, pero la Policía Local argumentó que el hecho de ser una urgencia no le eximía de respetar las normas.

Fuente – Elperiodicodearagon.com