El joven camionero de 27 años fallecido en Sevares, estaba “lleno de vida” y deja una familia destrozada

Óscar Díaz, de 27 años, cargaba madera cuando el vehículo, sin conductor, empezó a moverse. Intentó pararlo pero el camión lo aplastó y luego se empotró contra un edificio

Fatal accidente laboral en el concejo de Piloña. Un joven cántabro, Óscar Díaz Junco, de 27 años, fallecía ayer por la mañana arrollado por su propio camión en la localidad de Sevares. Los hechos tuvieron lugar hacia las diez y media, cuando el camionero, que trabajaba como transportista de mercancías en la empresa familiar, se encontraba cargando madera en el camino que sube a la iglesia del pueblo. Con todos los troncos perfectamente colocados y asegurados, vio cómo, por motivos que se están investigando, el camión comenzaba a moverse solo cuesta abajo. Consciente de que la calle en la que se encontraban desemboca en la carretera nacional 634, muy transitada a esas horas, el joven no lo dudó y se lanzó a tratar de detener el vehículo, con la mala fortuna de que el camión le atrapó contra un muro cercano, matándole en el acto.

Imparable, el camión prosiguió su marcha por el citado camino, llevándose por delante parte de una finca colindante y colisionando finalmente contra un edificio abandonado que antaño acogió un taller de chapa y una cuadra. La brutalidad del impacto hizo que la edificación quedase completamente destrozada, si bien fueron esos escombros los que hicieron que el vehículo detuviera su marcha justo en el arcén de la carretera.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibía el aviso a las 10.39 horas y en un primer momento se indicaba que un camión había colisionado con un turismo. Hasta el lugar se desplazaron el jefe de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias de la zona centro-este junto a efectivos de los parques de Piloña y La Morgal, agentes de la Guardia Civil y personal sanitario a bordo de la ambulancia de zona y de la UVI móvil de Arriondas. Estos últimos solamente pudieron certificar el fallecimiento del joven.

A mediodía llegaban también hasta el lugar de los hechos efectivos de la Unidad Canina de Rastreo con tres perros especializados que procedieron a examinar los restos de la edificación derribada por el camión por si hubiera quedado alguna persona atrapada bajo los mismos. Tras comprobar que no había nadie, los bomberos, así como personal de la empresa maderera para la que el joven fallecido estaba prestando servicio, realizaron labores de desescombro para facilitar las maniobras de retirada del vehículo, que llevó a cabo en torno a las cuatro de la tarde la empresa Grúas Ramón.

Oscar Díaz Junco D.E.P – Imagen Facebook

Familia y un pueblo destrozado

Visiblemente afectados, hasta la zona se acercaron también varios familiares de la víctima, entre ellos su padre, Alfredo, con quien compartía una empresa radicada en la pequeña localidad cántabra de Caranceja. Óscar era el menor de cuatro hermanos y una persona muy conocida y querida en su pueblo, donde colaboraba en todo lo que se le propusiera, ya fuese organizar las fiestas e incluso hacer de rey mago. La noticia de su muerte caía ayer como «un auténtico mazazo» entre sus vecinos, quienes no terminaban de creerse lo sucedido, la pérdida de «un chico que daba vida a Caranceja». Amante del deporte, practicaba desde hacía años taekwondo y se estaba preparando para las oposiciones de bombero, «su verdadera pasión». El joven llevaba varios días transportando la madera talada de un bosque de eucaliptos ubicado en Sevares de Arriba. La de ayer iba a ser su última carga. Descanse en paz..

 

Ver más en Elcomercio.es

 

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

HI

Comentarios

comentarios