ITV: nuevas normas a partir del 1 de septiembre

A partir del 1 de septiembre, las estaciones de ITV pueden comprobar si un vehículo tiene algún fallo del motor a través del terminal OBD. Si entre ellos detectan problemas relacionados con la válvula EGR o con el filtro de partículas, no pasarás la inspección.

Si tienes un coche con motor diésel matriculado después del 1 de enero de 2011 y tienes que pasar la ITV, ten en cuenta que a partir de ahora también van a poder controlar los datos que se obtienen a través del terminal de diagnosis OBD del vehículo. Pero, tranquilo: si tu coche funciona correctamente, nunca te ha mandado una viso de avería y no has anulado la válvula EGR o el filtro de partículas para evitar averías, no vas a tener ningún problema. Ahora, si no es así… vas a tener un problema.

¿Qué más van a comprobar exactamente a partir del 1 de septiembre?

  1. La conexión del OBD debe funcionar correctamente y debe permitir que el terminal de diagnosis pueda leer todos los parámetros.
  2. No debe haber ningún parámetro borrado durante la última hora o último kilómetro recorrido; de esa forma, se evita que un taller haya borrado los fallos momentáneamente para poder superar la inspección.
  3. El vehículo no debe haber circulado durante más de una hora o más de un kilómetro con una alerta de mal funcionamiento del motor, aunque ahora la alerta no esté funcionando.
  4. De todos los fallos que puedan observar, los técnicos sólo se tendrán en cuenta aquellos que comienzan por ´PO…´ y son genéricos para todas las marcas. En concreto, estos fallos sólo detectan las posibles anulaciones de la válvula EGR –fallos registrados con los códigos entre el PO400 y el PO409- o con la supresión del FAP –PO471, PO472 y PO473-. Como sólo se tienen en cuenta estos fallos, si se detecta algún otro fallo pero los que hemos citado no han quedado registrados, el vehículo se considerará apto para superar la ITV.
 

¿Hay algún margen de tiempo?
Hasta el 10 de septiembre, las ITV rechazarán sólo a los vehículos que tengan algún otro defecto grave; si sólo se ha detectado un fallo en la válvula EGR o en el FAP, serán apercibidos, pero superarán la inspección por esta vez.

¿Qué coches se verán afectados?
Todos los que cumplan con la normativa Euro 5 o superior; esto es, todos los matriculados a partir del año 2011. Lo más habitual es que sean motores diésel, pues los gasolina de hace cuatro años no llevaban filtro de partículas –empiezan a montarlos ahora en algunas marcas- y sus válvulas EGR no daban tantos problemas como en los diésel porque generan menos carbonilla.

¿Qué hacer si tu coche no supera la ITV?
Debes llevarlo a un taller para que la válvula EGR o el filtro de partículas vuelvan a funcionar correctamente. Reparar una válvula EGR ronda los 360 euros de media; un filtro de partículas, supera los 1.500 euros de media.

 

Leer más: Autofacil.es

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

HI

Comentarios

comentarios