Francia pone a prueba la paciencia de los transportistas españoles

Las retenciones en Biriatou son un problema recurrente provocado por los controles que realiza la policía gala, o por la acumulación de camiones después de un periodo de restricción de tráfico para vehículos pesados en Francia.

 

Desde hace años se producen retenciones kilométricas que colapsan totalmente el entorno de Bidasoaldea y Donostialdea. “No es un problema de hoy ni de un día, sino que llevamos así muchos años, sin que la administración lo resuelva”, recuerdan desde FITRANS.

Solo en este paso fronterizo 
Desde esta federación denuncian el comportamiento “incomprensible” de las autoridades francesas, que “están sometiendo a los vehículos pesados a unos controles injustificados, incompatibles con el acuerdo Schengen y con los mismos principios de la Unión Europea”.
Además destacan que lo que está ocurriendo en Biriatou “no es razonable y además no se produce en el resto de pasos fronterizos europeos, ni con Bélgica, ni con Italia, Alemania, ni siquiera con el resto de fronteras con España”

Grandes pérdidas de tiempo y dinero 
Los responsables de FITRANS apuestan por analizar el problema desde una perspectiva global (infraestructuras, medidas de restricción de tráfico, medios disponibles de regulación de tráfico…) “porque en estas retenciones se producen situaciones de riesgo que es necesario evitar, además de las ingentes pérdidas de tiempo y dinero”.
Según sus estimaciones, un camión pierde por cada hora de retención en torno a 55 euros. “Vemos que una empresa, que está de media 3,6 horas en una retención pierde 198 euros y esto que ocurre el 56% de los días, supondría a una empresa que tuviera un vehículo en cada una de las retenciones ocurridas en un periodo de un año unos 40.000 euros de media”, calculan.

 

Ver más en – Transporte3.com

 

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

HI

Comentarios

comentarios