Fenadismer exige que la subida del diesel no afecte al transporte

Sería negativo para la recuperación de la economía española y, muy especialmente, a las exportaciones de productos españoles a los mercados europeos”, aseguran sus responsables.

Desde FENADISMER recuerdan que a la subida del impuesto que grava el gasóleo (9’55 céntimos por litro) que ya tendría deciddia el nuevo Gobiernohabría que sumar los hasta 4’8 céntimos por litro de incremento, tanto para la gasolina como para el gasóleo, que entrarán en vigor el próximo 1 de enero, como consecuencia de la previsión contenida en la Ley de Presupuestos que se tramita en el Parlamento, y que prevé una equiparación del impuesto autonómico sobre los carburantes en su nivel máximo. “Esta subida en el tramo autonómico del impuesto afectará especialmente a los ciudadanos y empresas en las comunidades autónomas de Castilla-León, Cantabria, País Vasco, La Rioja, Navarra, Madrid, Aragón y Extremadura, que verán incrementada de forma importante la fiscalidad de los carburantes repostados en dichas regiones”, destacan.

Devolución a través del gasóleo profesional
Si finalmente el Gobierno no reconsideraba dicha postura, y opta por introducir dicha medida recaudatoria, y es aprobada por el Parlamento, FENADISMER va a exigir que la subida en el impuesto de hidrocarburos no se aplique al sector del transporte por carretera, a través del mecanismo de devolución del gasóleo profesional.
Además reclamaría nuevamente que los camiones de menos de 7’5 toneladas de masa máxima, que representan en torno al 30% de la flota española, también pudiesen acogerse a este régimen de devolución parcial del impuesto previsto para los vehículos de mayor tonelaje

Se ralentizaría la recuperación económica 
FENADISMER considera que tal medida repercutiría muy negativamente en las exportaciones españolas, teniendo en cuenta que el destino principal de las mercancías españolas son los países de la Unión Europea (66’3% del total), las cuales son transportadas principalmente por carretera. “Debe tenerse en cuenta que cualquier aumento en el precio final del carburante repercute de forma importante en el valor final de los productos españoles destinados a la exportación, dado su bajo valor intrínseco por lo que perderían competitividad en los mercados europeos como consecuencia del sobrecoste del precio del carburante.
Asimismo, a juicio de FENADISMER, dicha medida traería como consecuencia inmediata romper con la tendencia de crecimiento positivo continuado de las exportaciones españolas, que se ha mantenido a lo largo de estos últimos 3 años, y agravaría el desequilibrio del déficit comercial español entre las exportaciones y las importaciones, que según datos del Ministerio de Economía se incrementó en un 40% en el último año, con lo que  en consecuencia ralentizaría el proceso de recuperación de la economía española.

 

Ver más en – Transporte3.com

HI