Errores de conducción que pueden estar reduciendo la vida de tu coche

Aunque no nos guste tenemos que reconocerlo, todos nosotros cometemos, de vez en cuando, algún error de conducción. Que sí, que todos somos fantásticos conduciendo, que hacemos todos los STOP que nos encontramos por el camino, no pasamos la velocidad indicada y no tocamos la línea continua. Lo sabemos. Cada punto del carnet es bien merecido. Y eso está muy bien, ya que la forma de conducir tiene un efecto importante en la duración del coche.

A mejor conducción, mayor vida tendrá el vehículo y todos sus componentes, es decir, que sí sois unos perfectos conductores tendréis que pasar menos por el taller. Aún así, siempre hay algún error de conducción que se nos pasa y que repetimos una y otra vez. Por ello vamos a conocer algunos errores de conducción que desgastan la vida útil del coche.

1Poner la mano en la palanca de cambios

 

Aunque yo me libro de esta (prefiero poner las dos manos en el volante, por si acaso), sí que es cierto que muchas personas tienen la manía de colocar una mano en el volante y otra en la palanca de cambios. En un principio esto no tendría que ser dañino para el coche, ya que no se cambia de marcha continuamente, sino que simplemente se coloca la mano, pero es uno de los errores de conducción que más caro nos puede salir.

Al colocar la mano en la palanca de cambios se ejerce presión, aunque sea sin querer, lo que significa que se provoca un desgaste interno que no es para nada necesario. Nuestra recomendación es que solo toquéis la palanca de cambios para cambiar la macha, así no se le añadirá peso a los sincronizadores de la transmisión, es decir, a la palanca de cambios.

 

Apurar la reserva de gasolina

 

Es cierto que el precio de la gasolina está por las nubes, aunque es cierto que está mucho más barato que hace unos años (cuando vendí un riñón para poder echar gasolina al coche), y que si el coche entra en reserva, esperamos para volver a llenar el depósito.

Este es otro de los grandes errores de conducción que nos puede salir muy caro. Las bombas de combustible actuales, aunque no todas, claro está, se enfrían mediante una inmersión en combustible, es decir, que a más gasolina, más fría estará la bomba. ¿Qué significa esto? Pues que si se conduce con una cantidad mínima de gasolina, es decir, en reserva, se calentará mucho más rápido y se producirá un mayor desgaste.

Así que intenta apurar menos la gasolina y ten siempre un cuarto de la capacidad del coche de gasolina, de esta forma pisarás mucho menos el taller.

3Frenar y acelerar de forma brusca

 

Conducir en una gran ciudad es un caos, lo reconozco, pero esta no es ninguna excusa para acelerar y frenar de forma brusca, especialmente porque estas dos acciones desgastan el coche y hacen que los mecánicos ganen mucha más pasta.

Acelerar de forma brusca supone un mayor consumo de combustible (y ya hemos dicho que la gasolina no es que sea barata). Además, provoca que el motor, el embrague y la caja de cambios sufran mucho más y se desgasten.

En el caso de frenar de forma brusca, se causa un desgaste innecesario en las pastillas de freno, en los neumáticos y en las suspensiones. Es cierto que en ocasiones es inevitable dar estos frenazos, pero siempre que los puedas evitar, evítalos. Estarás alargando la vida útil del coche.

 

4Acelerar el coche en frío

Párate a pensar el momento en el que te levantas cada mañana. Suena el despertador, coges el móvil, miras los correos, las redes sociales y, luego, después de unos minutos, te levantas y empiezas a funcionar. Es lo común, ¿No es cierto? Todos necesitamos unos minutos para ponernos en marcha y empezar el día.

Pues bien, el coche, en este caso, también los necesita. A pesar de ser una máquina, el coche tiene que calentarse antes de empezar a andar, por ellos los acelerones en frío no son nada aconsejables.

Es conveniente dejar el motor inactivo durante unos minutos una vez que se ha arrancado el vehículo. En este tiempo se calentará el aceite y se evitarán los daños en los componentes del vehículo. Que sí, que a todos nos gusta escuchar cómo suena el coche, pero creédmelo, sonará mucho mejor una vez se haya calentado.

 

No detener el vehículo al pasar de marcha atrás a primera

Reconozco que este error lo cometo yo, y muchas veces, ya que es algo que se hace casi sin querer. No detener el vehículo al completo para pasar de la marcha atrás a primera es uno de los errores de conducción más comunes en la actualidad, especialmente cuando se está estacionando.

Seguro que vosotros también cambiáis de marcha antes de que el coche esté completamente parado (de la marcha atrás a la primera, claro está, no paréis el coche para pasar de cuarta a quinta), ya que el coche sigue rodando solo.

Ahora bien, ¿Por qué es poco recomendable cambiar de marcha sin detener el coche por completo? Pues porque obligamos al vehículo a moverse en dirección opuesta de forma repentina. Es mejor tomar un tiempo extra, menos de un minuto, para cambiar de marcha

 

6No limpiar el coche

El ritmo de vida que llevamos y las prisas de cada día hacen que no tengamos tiempo ni para ver la televisión, así que mucho menos para limpiar el coche y mantenerlo limpio. Este es otro de los errores de conducción que se cometen, aunque no sea conducción propiamente dicha.

Cuidar el color y el acabado es necesario para mantener el vehículo en el mejor estado posible. Además, tampoco hay que descuidar la limpieza en el interior. Limpiar las alfombrillas, quitar la basura y evitar fumar dentro del coche son hábitos que se deben adquirir de forma diaria.

Piensa que cuanto mejor mantengas el coche, más te durará, por lo que no debes descuidar la limpieza del vehículo.

 

Ignorar las luces de advertencia y las señales de alarma

Para que un coche tenga un vida longeva es necesario que esté al día, es decir, que no tenga ningún fallo pendiente por arreglar. Todos los coches tienen un sistema, llamado tablero de testigos, que informa al conductor del estado del vehículo. Cuando algo falla, se enciende una luz. Ese es el momento indicado para llevar el coche al taller.

También hay que prestar atención a los pequeños chirridos o ruidos extraños que hace el coche cuando algo no va bien. Ignorar estas señales solo hará que el coche se desgaste rápidamente y que tengamos que invertir mucho más dinero en otro coche nuevo. Así que no ignores las señales y acude a tu mecánico de confianza al más mínimo ruido.

 

Presionar de forma innecesaria el embrague

Recuerdo que cuando me saqué el carnet del coche, allá en el paleolítico, mi profesor de la autoescuela me decía que debía pisar el embrague y el freno en los semáforos para detener el coche. Cuando me saqué el carnet del coche seguí haciéndolo durante un largo período de tiempo, hasta que mi buen padre me comentó lo que vengo a comentaros yo hoy.

Mantener presionado el embrague cuando estamos esperando, como en los semáforos, daña la placa de presión, el cojinete e incluso el brazo de liberación del embrague, por lo que siempre es mejor optar por poner la palanca de cambios en punto muerto y dejar el embrague totalmente libre.

Tenemos que tener en cuenta que el embrague se usa durante un período corto de tiempo, lo que significa que no es nada recomendable usarlo de forma continuada.

 

Fuente – Merca2.es

 

 

 

 

 

HI

Comentarios

comentarios