El CST estudia modificar la ley: Camiones más despacio, furgonetas más deprisa

Un grupo de trabajo designado por el Consejo Superior de Tráfico se está encargando de elaborar una propuesta de modificación de la vigente Ley de Tráfico y Seguridad Vial. El objetivo es modernizarla para afrontar los actuales retos de la movilidad segura y sostenible.

 

En la última reunión se abordó una de las cuestiones más delicadas: los límites de velocidad tanto en autopistas y autovías como en vías convencionales, que se implantaron hace casi cuatro décadas y ahora se valora la posibilidad de actualizarlos.

La Dirección General de Tráfico plantea incrementar la velocidad máxima permitida en autopistas y autovías a los vehículos turismo hasta los 130 kms/hora, siempre que se cumplan determinados requisitos y se anuncien a los conductores mediante paneles de mensaje variable. Mientras que en las vías urbanas se valora la posibilidad de introducir la limitación genérica de 30 kms/hora para la mayor parte de los viarios.

Los camiones, más despacio
Respecto al sector del transporte por carretera, los representantes de las diferentes asociaciones de usuarios de la carretera solicitan una reducción de la velocidad máxima permitida para los camiones con el objetivo disminuir la siniestralidad y la contaminación ambiental.
Fenadismer, la única organización del sector que forma parte de este grupo de trabajo, rechazó esta petición porque la siniestralidad en este colectivo “es baja” en comparación con los conductores particulares, y recordó que los vehículos destinados al transporte están equipados con tacógrafo, lo que impide que incurran en excesos de velocidad.

Las furgonetas, más deprisa
Asimismo FENADISMER solicitó que en la reforma de la Ley de Seguridad vial se incremente la velocidad máxima autorizada a los vehículos de transporte ligeros (furgonetas) en carretera, que en la actualidad está fijada en 90 Kms/hora. Consideran que incomprensible que un autobús pueda circular a 100 Kms/hora y una furgoneta tenga que hacerlo más despacio, ” pese a que las dimensiones del vehículo y el riesgo de siniestralidad vial es menor”.
Además se oponen a la reducción de velocidad en las vías urbanas porque “afectaría muy negativamente a la necesaria agilidad en la distribución y entrega urbana de mercancías”.

 

Fuente – Transporte3.com

HI

Comentarios

comentarios