DGT estudia señalizar para los motoristas las vías interurbanas con información sobre su estado y trazado

Resultado de imagen de MOTORCYCLIST WITH RAIN
La Dirección General de Tráfico estudia implementar un nuevo sistema de señalización en vías interurbanas que aporte a los motoristas información sobre el trazado y estado de la vía, con el fin de mejorar su seguridad, según ha anunciado el director del organismo, Gregorio Serrano.
Serrano ha participado este viernes en la ‘Jornada sobre la motocicleta en la movilidad del siglo XXI’, organizada por la DGT junto con Pons Seguridad Vial y Anesdor, en la que ha recordado que, aunque el número de accidentes en vías urbanas supone la mayoría de los incidentes de ciclomotores y motocicletas, es en las vías interurbanas donde se produce el mayor porcentaje de fallecimientos, el 76%. En total, en lo que va de 2017 han muerto un total de 162 motoristas.
En este sentido, se ha mostrado convencido de la necesidad de impulsar una revisión del plan de seguridad vial y de las medidas específicas dirigidas a conductores de ciclomotores y motocicletas, y cree que, junto con la formación, una de las medidas necesarias sería avanzar en la creación de una señalización específica para ellos.
Aún así, explica que las decisiones acerca de cómo será la señalización tienen que tomarse en conjunto con los titulares de las vías; por un lado el Ministerio de Fomento y, por otros, las comunidades autónomas y las diputaciones. “Pero lo que sí tienen que ser es informaciones que ayuden al motorista a tener una información correcta sobre el trazado de la vía, su peligrosidad y el trazado de las curvas para que los motoristas de fin de semana que se dedican a ir por las carreteras disfrutando del paisaje y de su afición tengan la máxima información y tomen las medidas correspondientes de seguridad”, ha puntualizado.
REPUNTE DE VÍCTIMAS EN OCTUBRE
Por otra parte, el director de la DGT ha valorado el repunte de víctimas mortales en las carreteras que se ha producido este mes de octubre, después de que el puente del 12 de octubre se produjera un importante repunte del número de víctimas mortales en las carreteras españolas, cerca del doble que otros años.
Al menos 60 personas han fallecido en accidentes de tráfico en la primera quincena de octubre, 25 más que en el mismo periodo de 2016, cuando se contabilizaban 35 víctimas mortales, según datos provisionales de la Dirección General de Tráfico (DGT) referidos a accidentes mortales en vías interurbanas y a 24 horas. Esta cifra supone un aumento del 71,4%.
Para Serrano, “no hay ninguna explicación” adicional que justifique el repunte más allá de “conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, no llevar cinturón de seguridad, exceso de velocidad y distracciones”. “No hay otras explicaciones”, ha subrayado.
No obstante, señala que lo ocurrido en España tiene un paralelismo con otros países punteros en seguridad vial, entre los que ha señalado Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Reino Unido, donde “se está produciendo una estabilización en el número de fallecidos, con leves repuntes y leves descensos”.
“Cuando se alcanza unos niveles de excelencia en seguridad vial cada vez es más difícil reducir el número de fallecidos. Eso no quiere decir que no vayamos a seguir trabajando, haciendo reformas e invirtiendo para controlar esta tendencia y reducir el número de víctimas”, ha asegurado.
HUELGA DE EXAMINADORES
Asimismo, en referencia a la huelga de examinadores que continúa de manera parcial desde el mes de junio, ha hecho hincapié en que pese a la “repercusión muy importante” que está teniendo la protesta, “no hay una parálisis en la realización de exámenes prácticos” mientras que los exámenes teóricos “se hacen con total normalidad”.
“Se hacen miles de exámenes prácticos todos los días porque la huelga no es indefinida sino que funciona lunes, martes y miércoles con un seguimiento del 60%.El 40% restante trabajan con plena normalidad y jueves y viernes funciona el 100% de los examinadores”, ha asegurado.
Además, ha criticado la “persistencia” en reclamar soluciones a la DGT para negociar una subida del salario de los examinadores cuando “a pesar de lo que se dice y de lo que se insiste no tiene ninguna competencia” para ello.
“Las competencias corresponden a otro ministerio y por lo tanto exigirle recurrentemente a la DGT que dé lo que no tiene no es una manera muy inteligente de enfocar este asunto”, asegura.

HI