Detenido en Écija un «terrorista vial» con un camión de 40 toneladas, sin carné y bebido

El conductor, al que le han impuesto seis meses de multa, fue apresado a las siete de la mañana después de circular haciendo eses por la A-4

 

Agentes de la Guardia Civil en el momento de la detención del camionero que quintuplicaba la tasa de alcohol – ABC

 

 

 

En el argot de los agentes que trabajan a pie de asfalto se les conoce como terroristas viales porque son una bomba de relojería a punto de estallar. Son conductores que a pesar de tener retirado el carné tras acumular infracciones, siguen sin cambiar sus malos hábitos al volante y su conducta peligrosa puede acarrear consecuencias dramáticas. El último que ha detenido la Guardia Civil conducía un camión de 40 toneladas.

El arresto se produjo el pasado lunes en la A-4, que une Madrid con Cádiz, a la altura del kilómetro 455 y dentro del término municipal de Écija. El vehículo pesado circulaba haciendo eses, «llegando casi a colisionar con la barrera de protección lateral del lado derecho de la calzada», señala la Guardia Civil.

Los agentes sometieron a la prueba de alcoholemia al conductor, que arrojó un resultado positivo de 0,76 y 0,77 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, quintuplicando la tasa máxima permitida, que en el caso de conductores profesionales es de 0,15 miligramo por litro. Lo más llamativo es que el detenido, que tiene 34 años, dio positivo a una hora muy temprana, pasadas las siete de la mañana. La detención se produjo a las 6.45 horas.

Condena: seis meses de multa

En ese momento se le comunicó que iba a ser detenido por un delito contra la seguridad vial. La sorpresa para los agentes fue al verificar que tenía el carné de conducir retirado porque no había realizado el curso de sensibilización y reeducación vial que obliga la ley para los conductores condenados a los que les han quitado el permiso y pretende recuperarlo. En su caso había sido sentenciado a dos años de prisión.

El camión que conducía era un transporte ordinario, que llevaba 25.000 kilos de paquetería. Además de circular bebido y sin carné, en las dos últimas semanas había incumplido los descansos que exige el Reglamento de Transportes como medida de seguridad. Por todo ello, el conductor quedó a disposición del juzgado de Instrucción de Écija, que lo citó para un juicio rápido. Tras aceptar los hechos, ha sido sentenciado a una pena de seis meses de multa, a razón de cinco euros diarios (900 euros en total) y a ocho meses de retirada del permiso que nunca recuperó.

 

Ver más en Sevilla.abc.es

HI

Comentarios

comentarios