Cuatro mossos d’esquadra apalean a un chico que les pedía el número de placa

img 5507 copy 0

Un vídeo grabado por un vecino del parque del Pou de la Figuera muestra cómo cuatro agentes de la comisaría de Ciutat Vella dan puñetazos y patadas a un joven que les reclamaba que se identificaran. Interior abre una investigación.

Reincidencia en la violencia policial en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona. Los hechos ocurrieron el miércoles 28 de enero a las diez y media de la noche en el parque del Pou de la Figuera, cuando un joven de veinte años fue identificado por una pareja de agentes de una patrulla motorizada de Mossos adscritos a la unidad de seguridad ciudadana. «Yo pasé por el lado; hacía diez minutos que el chico estaba retenido; los agentes le pidieron el DNI para identificarlo «, así comienza el relato que vio y vivió un residente en la zona, testigo de los hechos, que añade que estos episodios de identificación aleatoria son muy comunes y» generan malestar entre el vecindario «. Una vez finalizada la «filiación», el joven se dirigió a los agentes para reclamarles que le mostraran el número de placa. Los policías se negaron y, cuando el chico ya se iba, poco después de que llegara otra pareja de agentes en un coche patrulla, comenzó la agresión.

 

En ese momento, de manera muy brusca, tal como muestran las imágenes del vídeo-, los cuatro agentes se abalanzaron sobre la víctima cogiéndola por la cabeza y torciendo el cuello, mientras le propinaban puñetazos y patadas. Varias vecinas de la zona comenzaron a gritar: «Asesinos, asesinos!», «Estáis grabados; os está grabando todo el barrio «,» hijos de puta «, mientras se escuchaban los gritos y los gemidos del chico. A lo largo de dos minutos de grabación, desde los balcones, algunas vecinas continuaban gritando contra los policías y, desde la calle, una chica intentó acercarse a los agentes para recriminarles la desproporción de la actuación, pero su compañero la cogió del brazo para disuadir-lo. En la escena, aparece una tercera pareja de agentes y es entonces cuando lo introducen, esposado, en el coche patrulla.

A lo largo de dos minutos de grabación, desde los balcones, algunas vecinas continuaban gritando contra los policías
Todo ello pasó a pocos metros de donde, hace nueve años, se vivió el grave episodio relatado en el documental Ciudad Muerta . De hecho, los agentes actuantes pertenecen a la unidad de seguridad ciudadana de la comisaría de Ciutat Vella, un subgrupo de la policía que se hizo tristemente conocido por la paliza mortal a Juan Andrés Benítez. Este jueves por la tarde, veinte horas después de los hechos, dos vecinos del parque del Pou de la Figuera consultados por la Directa aseguran que el chico vive en el barrio, tiene veinte años y, desde ayer, no han sabido nada más de él ni de su estado de salud: «Supongamos que aún está detenido». Tras la emisión de las imágenes, fuentes oficiales del Departamento de Interior han confirmado que la División de Asuntos Internos ha abierto una «información reservada» para comprobar si la actuación de los agentes fue correcta y, en función de la análisis de los hechos, adoptar «las decisiones oportunas». Además, el Síndic de Greuges ha abierto una actuación de oficio para investigar «el presunto uso desproporcionado de la fuerza».

Según Interior, el chico era «sospechoso» de haber robado un iPad

Albert Batlle, director general de la Policía, ha comparecido ante la prensa y aseguró que la detención fue por el presunto delito de atentado a la autoridad, por resistirse a la requisa de un iPad. Según Batlle, «era sospechoso de haber robado el iPad», pero reconoció que no se le ha imputado este delito. Preguntado por las periodistas, Batlle no ha aclarado si el iPad era del chico, si el quería vender o la había robado; ha dado las tres versiones. El director general, además, ha querido puntualizar que el chico es de nacionalidad dominicana y tiene 22 años.

Fuente – Directa.cat