El Gobierno estudia que la chaqueta sea obligatoria para los motoristas

Resultado de imagen de CONDUCIR MOTOS SIN CHAQUETA

El Congreso aprueba una propuesta para aumentar las medidas de protección en la reforma de la Ley de Seguridad Vial

 

Uno de los grandes objetivos que se ha marcado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para esta legislatura es la reforma de la Ley de Seguridad Vial y la revisión de la actual Estrategia de Seguridad Vial 2011-2010. Un documento que servirá para poner los pilares sobre los que se asiente la futura estrategia 2021-2030.

En lo que afecta a las modificaciones legislativas, la Dirección General de Tráfico (DGT) quiere alcanzar un amplio consenso con todos los actores implicados. Por un lado, se han creado ocho grupos de trabajo en el seno del Consejo Superior de Tráfico. Por otro, desde la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados se están aprobando Proposiciones no de Ley con medidas que se ponen en conocimiento de la DGT para que se considere su inclusión en la nueva ley.

Una de las medidas más novedosas que se van a plantear desde la Cámara Baja es la necesidad de aumentar los canales de comunicación entre la Dirección General de Salud Pública y la Dirección General de Tráfico. El objetivo es que los médicos informen a los responsables de tráfico de lesiones sobrevenidas de los conductores para evitar que puedan seguir con el carnet de conducir en vigor.

 

La medida ha sido planteada por el Grupo Popular en una Proposición no de Ley «relativa a controlar los problemas físicos o psíquicos que limitan la capacidad de conducción», que ya ha sido aprobada en Comisión.

Modelo insuficiente

El texto insta al Gobierno «a la creación de un grupo de trabajointerministerial para estudiar la posible adopción de medidas, en orden a una eventual comunicación de aquellas lesiones físicas o psíquicas que tengan efectos directos en la capacidad de conducción en aras a la seguridad vial».

En su exposición de motivos, se asegura que el problema «surge cuando nuestras capacidades resultan mermadas, mientras el permiso de conducir está vigente». En este caso, admite que «nuestro modelo de reconocimiento de capacidades psico-técnicas puede resultar insuficiente para la detección de dichas circunstancias sobrevenidas». Por ello, entiende que «los médicos y la Dirección General de Tráfico deben establecer cauces de colaboración para un intercambio de información sobre aquellos conductores que tengan su capacidad mermada para conducir».

Uno de los actores más importantes para poder cumplir este objetivo son los médicos. En este sentido, la iniciativa aprobada asegura que «el médico asistencial tiene la obligación de proteger la saludindividual y colectiva y, por tanto, es responsable de informar, educar y controlar aquellos pacientes que padezcan enfermedades o deficiencias susceptibles de disminuir o anular su capacidad para conducir de manera segura, habiendo de asumir un papel activo en la prevención de los accidentes de tráfico».

Consenso parlamentario

A juicio de la propuesta respaldada por la mayoría de los grupos parlamentarios, los modelos de evaluación de aptitudes para la conducción deben abarcar una doble vía de comunicación. Por una parte, «con el modelo primario tal y como se conoce, con revisiones periódicas; y, por otra parte, «con la comunicación inmediata a las autoridades administrativas de Tráfico, por parte del médico, de una patología o circunstancia sobrevenida permanente, que incapacite a la persona para la conducción»

El presidente de la Comisión de Seguridad Vial, Teófilo de Luis, destacó a ABC la importancia de esta iniciativa, afirmando gráficamente que «si yo pierdo la movilidad de mi brazo derecho, a lo mejor tengo que conducir un coche automático», y Tráfico tendrá que conocer esa lesión.

«El casco se ha quedado corto». Con esta frase resume el presidente de la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso, Teófilo de Luis, la necesidad de aumentar las medidas de protección de los motociclistas ante los accidentes.

La oportunidad de convertir en obligatoria este equipamiento se ha presentado con motivo de la reforma de la Ley de Seguridad Vial. Todos los grupos han cerrado filas para que la Cámara se pronuncie en este sentido y han aprobado una Proposición no de Ley del Grupo Popular para la mejora de la seguridad de los motociclistas. Una iniciativa enmendada por el propio PP, en la que se apuesta por la obligatoriedad de «incrementar la protección pasiva de hombros, codo y tronco. Muchos motociclistas ya las llevan, pero ahora se busca la obligatoriedad», subraya Teófilo de Luis.

Conducir en chanclas

Esta medida tiene prácticamente garantizada su inclusión en la nueva Ley de Seguridad Vial, ya que la enmienda del Grupo Popular contó con el apoyo del Gobierno. «Hemos presentado esta enmienda con pleno consentimiento del Gobierno y contamos con su apoyo», señala el presidente de la Comisión.

De Luis asegura que estas medidas de protección para las personas más vulnerables «van en línea con el desarrollo tecnológico de la industria de automoción. Es una idea lógica que va en consonancia con los tiempos, ya que yo he llegado a ver en la M-30 a chicos conduciendo una moto en chanclas».

En la defensa de la enmienda del PP, el portavoz Oscar Gamazoseñaló durante su debate en la citada Comisión que «es oportuno que se inicie, dentro de los canales de colaboración entre la Administración, los sectores y los colectivos de las dos ruedas implicados, una evaluación sobre los sistemas de seguridad pasiva de los moteros». El diputado planteó que esta propuesta se evalúe dentro del grupo de trabajo, el GT-52 del Consejo Superior de Tráfico, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible. El objetivo sería analizar la inclusión de nuevos elementos de seguridad pasiva en los usuarios, así como el diseño de los mismos y la búsqueda de otras soluciones.

Junto a esta Proposición no de Ley también se han aprobado otras relacionadas con la seguridad de los motociclistas en las carreteras, concretamente con la «identificación, señalización y sustitución de los guardarraíles, por sistemas de protección homologados en los tramos de mayor peligrosidad de motos».

Guardarraíles

Esta iniciativa fue presentada por Ciudadanos, después de que el 30 de marzo fuera aprobada una moción consecuencia de interpelación en el Pleno del Congreso. La diputada de Ciudadanos y portavoz en esta Comisión, Irene Rivera, aseguró a ABC que «el Gobierno no ha hecho nada desde entonces y por eso la hemos presentado en Comisión».

Rivera recuerda que casi cien motoristas fallecen al año como consecuencia de la peligrosidad de los guardarraíles que actualmente se encuentran en las carreteras españolas. En este sentido, apuesta por cambiarlos por otros más seguros.

La portavoz de esta formación política en la Comisión de Seguridad Vial recuerda que el Gobierno ya cuenta con el instrumento necesario para detectar los tramos de curvas donde se producen la mayoría de los accidentes. Es el denominado sistema Invive.

Ciudadanos recuerda que en 2015 se incrementó el número de motoristas fallecidos, que fueron 38. La mitad se produjeron por salidas de vía y por un impacto contra un guardarraíl. Según Rivera, «estamos hablando de que casi cien motoristas perdieron la vida en 2015 a causa de un guardarraíl, posiblemente en 2016 esa cifra sea mayor».

La totalidad de estas medidas se han aprobado con un alto nivel de consenso, como así lo afirma Teófilo de Luis: «Hay un gran espacio para el acuerdo entre los grupos parlamentarios, con ausencia de discrepancias políticas».

 

Ver más en – Abc.es

Comentarios

comentarios