Última hora en las carreteras bloqueadas por manifestantes en Cataluña

Última hora en las carreteras bloqueadas por manifestantes en Cataluña

Cataluña afronta este jueves una nueva huelga general de marcado carácter político, esta vez como protesta contra el juicio a los dirigentes del procés.  El paro ha sido convocado por el sindicato minoritario CSC y no cuenta con el apoyo de las principales centrales, aunque sí de varias entidades independentistas y del Gobierno catalán. Las primeras consecuencias se han vivido de madrugada, con afectaciones en las principales carreteras. Los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) han hecho varios llamamientos a ocupar vías de circulación. El transporte público ha sufrido pocas afectaciones y la huelga, a primera hora, no se está notando en servicios básicos como los hospitales.

Sobre las ocho y media de la mañana estaban cortadas una docena de carreteras. Las principales son la AP-7 en ambos sentidos en Vilobí d’Onyar (Girona), en L’Hospitalet de l’Infant (Tarragona) y en Llinars del Vallès (Barcelona), la C-60 en la Roca Del Vallès y en Argentona (Barcelona), la N-340 en Camarles (Tarragona) en ambos sentidos, la N–260 en los dos sentidos en Lles de Cerdanya (Lleida), la C-32 en Masnou (Barcelona), sentido norte, la C-16 a Das (Girona), la C-242 en Granadella y la C-17 en Gurb. Por otra parte los activistas han bloqueado las cocheras de autobuses en Lleida. También se han registrado cortes en la C-58, una de las principales autopistas de acceso a Barcelona, pero los manifestantes han sido desalojados por los Mossos. Al mismo tiempo, se ha restablecido la circulación en la autopista AP-2 en Tàrrega (Lleida).

En Barcelona, varias personas han cortado la Gran Vía a la altura de La Campana y Glòries, además de la avenida la Paral·lel. Los Mossos han restablecido la circulación en la Gran Vía y han encapsulado a varios de los manifestantes. Hay cerca de una decena de puntos con cortes intermitentes que afectan a diversas líneas de autobuses. También hay «incidencias» en la circulación de trenes en Sitges en dirección a Barcelona y de Ferrocarriles de la Generalitat en Sant Cugat, también hacia Barcelona. La circulación de trenes se está restableciendo de forma gradual.

Según los servicios mínimos decretados por la Generalitat, Rodalies y trenes regionales de Renfe funcionarán hoy al 33% durante todo el día, mientras que los trenes de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya lo harán al 50% en las horas punta (de 6.30 a 9.30 horas y de 17.00 a 20.00 horas) y al 25% el resto del día. Metro, tranvía y autobuses de TMB operarán en el mismo régimen. Están previstas dos manifestaciones principales en Barcelona, una a mediodía convocada por los estudiantes, y una, que se espera más masiva, a las seis de la tarde.

La huelga ha sido posible gracias al a convocatoria del sindicato Intersindical-CSC, que tiene solo 321 de los 50.000 representantes sindicales que hay en Cataluña, pero que cuenta con el apoyo de entidades independentistas, sindicatos minoritarios y del propio Gobierno de la Generalitat, que ha cancelado todos los actos públicos de los consellers para animar a la movilización. Los grandes sindicatos, CC OO y UGT, no secundan este paro.

En el registro de la convocatoria de la huelga, Intersindical-CSC alegó exigencias laborales, como la derogación de la reforma laboral o el aumento del salario mínimo. Pero a nadie se le escapa la motivación política de esta huelga, que el sindicato aplazó —en un principio estaba convocada para el 7 de febrero— para que coincidiese con el juicio del procés. En los llamamientos a secundar la huelga, el sindicato clama por la defensa del derecho a la autodeterminación y contra el enjuiciamiento de los políticos presos.

Pese a su reducida dimensión, la Intersindical-CSC ha cosechado muchas simpatías en el independentismo. El sindicato está en la órbita de la CUP. Su secretario general, Carles Sastre, es un conocido exmiembro de los grupos terroristas EPOCA y Terra Lliure durante los años setenta y ochenta, que fue condenado a 48 años de cárcel por pertenencia a banda armada y asesinato.

Intersindical-CSC ha sido el sindicato que ha estado detrás de varias protestas independentistas, incluido el “paro de país” del 3 de octubre de 2017. Ese día, la Generalitat secundó el paro y no descontó del sueldo el día de huelga de sus trabajadores. En esta ocasión, el Govern asegura que sí descontará la retribución correspondiente a la huelga

 

Ver más en – Elpais.com

 

 

Última hora en las carreteras bloqueadas por manifestantes en CataluñaEnvíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053