Foment propone un canon para sustituir el peaje de las autopistas

Considera que se podría recaudar hasta 1.300 millones al año, el 25% del coste actual

La patronal pide a las adminsitraciones un sistema territorial de gestión de infraestructuras

Foment de Treball propondrán a las administraciones implicadas en la gestión de las infraestructuras en Catalunya un canon de explotación de las vías de alta capacidad a medida que concluya la concesión de esas autopistas, así como la creación de un organismo de gestión de ese canon en el que participen la administración central, la autonómica –en función de los kilómetros aportados a esa gestión–, así como la propia patronal catalana “para hacer de puente entre los dos niveles de la Administración”, según ha explicado este miércoles el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre. De igual forma, ese modelo consorciado se plantea para la gestión del resto de las infraestructuras de Catalunya, comenzando por Rodalies, los puertos de Barcelona y Tarragona y los aeropuertos catalanes. “Consideramos que el mejor modelo de gestión es el del kilómetro cero”, ha precisado el vicepresidente de la patronal y responsable del área de infraestructuras, Joaquim Llansó.

El 31 de diciembre del 2019 concluye la concesión del tramo de la autopista AP-7 entre Alicante y Tarragona, y en julio del 2021,entre Tarragona y la Jonquera, así como el Barcelona-Zaragoza de la AP-2. Fomento plantea que una vez acabada la concesión, así como el peaje actual. “se tiene que establecer un canon de explotación que permita el mantenimiento de la vía. Como indican las normativas europeas: ‘quien usa paga’ y ‘quien contamina, paga’ en euros por kilómetro”, ha recordado Llansó. Los cálculos de la patronal catalana establecen que entre un 20% y 25% del coste de los peajes actuales –lo que equivaldría a una recaudación de entre 1.200 y 1.300 millones de euros, se podrían recaudar.”Habría ingresos suficientes para hacer frente al mantenimiento de las vías, así como al pago de las concesionarias que todavía no hayan devuelto la concesión”, ha comentado el responsable de infraestructuras.

La propuesta de la patronal se diferencia de la viñeta que propone la Conselleria de Territori i Sostenibilitat en tanto que esta se pagaría con antelación en función de los kilómetros previstos de recorrer. El canon se aplicaría exclusivamente en función de los kilómetros recorridos. “Hay fórmulas tecnológicas que así lo permiten. En Portugal se utiliza el lector de matrículas, pero las concesionarias españolas ya disponen de otros mecanismos de control a través del móvil, relativamente fácil de utilizar”, ha descrito Llansó.

Fomento considera inevitable que se acabe aplicando una fórmula para compensar los costes de mantenimiento de las carreteras del Estado, que en estos momentos ya generan un déficit de 8.000 millones de euros. “El Estado no podrá asumir el coste de la reversión de las concesiones”, ha expuesto.

Déficit de infraestructuras

El presidente de Foment ha recordado el déficit de infraestructuras que tiene Catalunya y ha subrayado que, además, de que son necesarias las inversiones para reparar ese déficit es importante un cambio en el modelo de gestión de las infraestructuras. “Se tienen que gestionar en el territorio por los agentes económicos en consorcio con las administraciones propietarias”, ha propuesto. En este sentido ha recordado la urgencia de aplicar ese modelo consorciado a la gestión de Rodalies, cuyo funcionamiento afecta a 420.000 ciudadanos diariamente. Foment atribuye el bajo nivel de inversión en Rodalies a la baja ejecución presupuestaria de Adif y Renfe. “Acercar la capacidad decisoria sobre la infraestructura al territorio favorecería la fiabilidad del sistema”, se plantea.

Esa teoría es igualmente aplicable a la gestión de los puertos. Se considera que las reformas que se adopten para mejorar su competitividad requieren de la libre competencia entre los puertos, la especialización, la racionalización , la reducción de estructuras y la gestión de las infraestructuras en su ‘hinterland’, plantea la patronal.

Consejo rector de aeropuerto

Foment también defiende un modelo similar para la gestión de los aeropuertos, aunque en este caso defiende resucitar el Consejo Rector del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat que fue creado por el Gobierno en 2011, pero que nunca llegó a ser aplicado, ya que la llegada del PP al Gobierno hizo virar el modelo hacia el de la privatización del 49% de Aena. Foment considera que esa circunstancia, sin embargo, no impide el impulso del consorcio con la participación de los organismos que participan en la actividad aeroportuaria. para los aeropuertos de Girona, Reus y Sabadell se propone también una gestión individualizada “para que puedan adoptar las decisiones estratégicas y comerciales adaptadas a sus circunstancias”.

Fuente – Elperiodico.com

HI

Comentarios

comentarios