Archivan el atropello mortal de un ciclista de 15 años por un camionero drogado

La Audiencia Provincial considera que el previo consumo de cannabis no influyó en la maniobra del conductor, que al tomar una curva de la carretera invadió el carril contrario

 

La Audiencia Provincial de Tarragona ha dado carpetazo a las diligencias abiertas a raíz de un accidente ocurrido en 2017 en Roquetes. Un camión invadió el carril contrario, por donde circulaba un joven ciclista de 15 años, que falleció en el acto. Los Mossos d’Esquadra sometieron al camionero al drogotest, dando positivo en THC –cannabis–. El juez instructor era partidario de llevar a dicho conductor a juicio. Pero la máxima instancia judicial no lo ve de igual manera y archiva el asunto. Considera que el consumo de dicha droga no influyó en la maniobra del conductor.

El accidente mortal se produjo a la una de la tarde del 11 de noviembre de 2017 en el punto kilométrico 25,2 de la carretera TV-3421, que conecta Roquetes con Mas de Barberans y La Sénia. El procesado conducía un camión marca Scania cuando en una zona de trazado sinuoso, al tomar una curva de izquierda, se desplazó en exceso hacia su derecha.

Las ruedas de la tractora y del remolque invadieron el arcén derecho no asfaltado. El conductor trató de rectificar la marcha, dio un volantazo en la otra dirección e invadió el carril que discurría en sentido contrario. Por el mismo circulaba Oriol con su bicicleta, con el que colisionó. Éste quedó atrapado entre el camión y la pared de piedra situada detrás del arcén y falleció. El joven era vecino de la pedanía roquetense del Raval de Crist.

La prueba
Los Mossos d’Esquadra realizaron la prueba de drogas al camionero y dio positivo en cannabis –y negativo en alcoholemia–, por lo que acabó detenido. Se trata de un hombre de 51 años y de nacionalidad española. Fue acusado de un delito de homicidio por imprudencia. Posteriormente, el conductor fue puesto en libertad por los agentes a la espera de ser citado por el juez.

El juez instructor de Tortosa era partidario de llevar al procesado a juicio

El Juzgado de Instrucción número 4 de Tortosa abrió diligencias previas. El pasado 14 de noviembre dictó un auto para cerrar la instrucción y veía indicios suficientes para que el caso llegara a juicio. El imputado presentó un recurso de apelación y pedía el archivo, al igual que la Fiscalía, mientras que la acusación particular apoyaba la decisión del juez instructor.

En el recurso de apelación, el abogado defensor esgrimía que no había habido delito. Consideraba que no existía en el informe policial elaborado instantes después del fatal accidente ningún tipo de sintomatología relacionada con la afectación por THC. Añadía que el informe clínico de un doctor, elaborado el mismo día del accidente, hace constar que el paciente se encuentra bien y la revisión es normal.

Y las diligencias ampliatorias de los Mossos d’Esquadra recogen como causa principal del accidente «ejecución incorrecta de la maniobra o maniobra inadecuada». Asimismo, en el informe clínico del 6 de marzo se hace constar que en el momento de la vista no se objetivó ningún signo ni síntoma compatible con el consumo de tóxicos.

La sentencia de apelación
Los magistrados de la Audiencia, en la sentencia de apelación, señalan que no existen indicios de que la conducción del camionero se viera afectada por el consumo previo de cannabis.  Reconocen el consumo previo de dicha droga, «pero ningún elemento que permita inferir que afectase a su conducción». Aseguran que los agentes que llegaron al lugar del accidente instantes después no recogieron ningún síntoma de afectación, «señalando únicamente abatimiento y afectación por los hechos, señalando expresamente que su comportamiento era respetuoso y colaborador con las indicaciones de los agentes, aun cuando se mostraba nervioso y recordaba verbalmente la evolución del accidente».

El atestado policial indicaba que el habla del investigado era normal y simplemente «no se le entendía cuando lloraba». Por su parte, el informe del médico forense es «claramente concluyente» a la hora de excluir toda influencia del consumo de tóxicos, ya que no se deduce afectación o alteración de las capacidades psicofísicas para la conducción, «pudiendo sólo afirmar una detección positiva de cannabis en saliva en concentración de 36,8 mg/ml». En cuanto a la asistencia sanitaria, aunque cuando el hombre no quiso ser atendido, el médico no apreció nada anormal susceptible de ser reseñado.

La acusación particular alude a un perro que llevaba suelto el camionero, algo que podría suponer un gran peligro potencial. Pero como este hecho no ha sido manifestado por el juez instructor, la Audiencia no se puede pronunciar.

 

Fuente – Diaridetarragona.com

 

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

 

HI

Comentarios

comentarios