Urdangarín disfrazado de ITV

Para poder entender el problema nos debemos remontar al 2005. Ese año me compré un coche Km0 en un concesionario de Pamplona. Como siempre, por un poquito más pude añadirle algún extra, en mi caso unos amortiguadores, los cuales fueron homologados por la casa.

Pues bien, 12 años después de pasar y pagar las ITV sin ningún tipo de problemas, este año me dicen que esos amortiguadores no están certificados, ni homologados. Yo, con cara de anchoa, le entrego mis papeles de homologación que anualmente había entregado.

El inspector apenas cogerlos, me dice que esos papeles ya no sirven, que necesito un proyecto de taller, dirección de ingeniero, informe de conformidad del fabricante y de laboratorio y volver a pasar la ITV, y todo ello por el módico precio de 387€. Tu eliges, puedes ir a un taller y que te pongan una suspensión nueva o homologarlos, que por cierto, también lo puedes hacer en esta misma ITV. “Vaya, así que ahora eres mi verdugo y mi salvación!” Contesté al ingeniero mientras me dibujaba una medio sonrisa.

Finalmente decidí ponerle otros amortiguadores nuevos, puestos a pagar, que no sea por comprar cuatro papeles. Mi sorpresa es que incluso en el mismo taller no saben que amortiguadores poner, ya que desde la ITV les dicen que hay marcas las cuales no van a homologar. Marcas las cuales llevan años aprobando y que millones de coches llevan instaladas.

Lo indignante es que esto acaba de empezar. Tenemos a empresas privadas disfrazadas Gobierno, recaudando por algo que ya habíamos pagado. Otra más que podemos añadir al carrito de fraudes de Estado.

23/02/2017 Jaime Martinez Díez

 

Fuente del artículo: Diariodenavarra.es

HI

Comentarios

comentarios