Jugarse la vida en un adelantamiento (Vídeo)

El adelantamiento consiste en sobrepasar a un vehículo que circula más lento y por delante del nuestro y es imprescindible que ambos vehículos se encuentren en movimiento para considerarlo como tal.
La peligrosidad de ésta maniobra vendrá dada por la vía en la que se realice y en si es necesario o no invadir la calzada reservada para el sentido contrario al llevar a cabo la maniobra.

En todos los casos el adelantamiento es una maniobra peligrosa y compleja ya que altera el orden normal de la circulación y se debe tener muy en cuenta tanto la señalización de la vía como las dimensiones del vehículo.

«Los conductores de vehículos pesados estarán obligados bien a aminorar la marcha o bien a apartarse cuanto antes al arcén -si resulta practicable- para dejar paso a los que le siguen cuando la densidad de la circulación en sentido contrario, la anchura insuficiente de la calzada, su perfil o estado no permitan ser adelantados con facilidad y sin peligro.»

Comportamiento del conductor del vehículo adelantado

Antes de iniciar el adelantamiento el conductor del vehículo adelantado deberá facilitar el adelantamiento ciñéndose al borde derecho de la calzada sin invadir aceras o arcenes, tan pronto advierta del propósito del otro de adelantarle.

En aquellos casos en que el adelantamiento se realice por la derecha el conductor se ceñirá a la izquierda si la vía es de sentido único o se colocará en el centro de la calzada sin rebasar el eje sin la vía es de doble sentido.

Cuando se adelante a vehículos de grandes dimensiones el conductor de éstos deberá indicar al conductor que desea adelantar, que puede hacerlo si no le fuera posible ceñirse al borde derecho de la calzada. Deberá realizar ésta acción extendiendo el brazo y haciendo movimientos hacia atrás y hacia delante rápidamente o utilizando el intermitente derecho.

Los conductores de estos vehículos pesados deberán también reducir la velocidad y apartarse al arcén si fuera necesario, para facilitar el adelantamiento si la calzada fuera demasiado estrecha para hacerlo con seguridad.

Durante el adelantamiento el conductor del vehículo adelantado deberá facilitar el adelantamiento no aumentando la velocidad e incluso disminuyéndola cuando se produzca una situación de peligro para algún usuario de la vía.

Cuando el conductor del vehículo que desea adelantar diera muestras de desistir en la maniobra no será necesario que el vehículo adelantado disminuya la velocidad, aumentándola si fuera necesario para facilitar la vuelta del otro vehículo al carril derecho.

Durante la noche el conductor del vehículo adelantado deberá encender si fuera posible el alumbrado de carretera hasta que haya peligro de deslumbramiento a otro vehículo. Tan pronto finalice el adelantamiento deberá sustituir éste alumbrado por el de cruce.

4 comentarios

  1. Se nota claramente que el vehículo al cual se estaba sobrepasando acelero su ritmo y no dejo realizar la maniobra.
    Cuando uno sobrepasa, el vehículo al cual sobrepasa debe dejar realizar la maniobra de adelantamiento manteniendo su velocidad

  2. Los dos son iguales de suicidas. Uno por ponerse adelantar al otro en la raya continua y el otro por ponerse a corte del limitador para que no adelante. Ambos dos lo hacen mal, y yo si fuera el que esta siendo adelantado le levanto el pie y que tire. Que es lo que hago a diario. Que cuesta muy poco levantar el pie o quitar el tempomat un segundo y te adelantan como un rayo. Pero en este oficio cada vez hay más quemados y con mas mala ostia. A lo que esta llegando esto da pena

Deja una respuesta