Dejé los camiones, trabajo 8 horas, gano 900€ pero estoy en casa con mi familia, con mi novia, puedo hacer el amor a diario, puedo comer la comida de mi madre y puedo hacer todo

 

Mi historia es la siguiente:
Soy un chico joven 25 años Andaluz

Mis historia comienza desde pequeño, desde que veía esos enormes y preciosos camiones pasar por la carretera, me apasionaban y me encantaban.

Con 23 años ya conseguí tener mis carnets y todos mis documentos para poder comenzar a dedicarme a ello.  Me sacrifique mucho y me costó ahorrar para ello, pero al final lo conseguí.

Antes de ser chofer, trabajé en el campo, construcción y en varias materias más.

Cuando llegó la hora de subirme al camión lo hice con mucha motivación e ilusión.

Estuve cinco meses de tironero aguantando a dos compañeros, uno de ellos era un fumador empedernido, y no le gustaba el agua en absoluto… era un tío muy guarro, pero aprendí mucho de él.

Mi segundo compañero solo me duró unas dos semanas hasta que me dieron un camión, para mí el tío este no quería ni dejarme espacio en la nevera del camión…

Vale ya conseguí camión!!

Los días pasaban uno tras otro… tras otro… y cuando llegaba a casa para ver a mis padres y a mi novia, aquel tiempo no me lucía para nada, ni siquiera tenía ganas de acostarme con ella.

(aquí empezaron los problemas)

Te vas dando cuenta de que vives peor que un perro, duermes a deshoras, comes fatal no… peor! Cuando vas a hacer tus necesidades es como jugar a la ruleta rusa para no pillar algo de esos asquerosos sitios, lo mejor es cagar en el campo.

Y te empiezas a sentir frustrado y asqueado, llegas a esos parkings tan enormes…y con suerte aparcas y te sientes tan sumamente sólo… vuelta a coger el hornillo y a calentar el agua para la basura que comes y te esta matando por que te empieza a ir mal el azúcar y la tensión.

Te preguntas que coño hago aqui!!??!!??
Tu jefe te llama 10 veces al día para meterte más presión o para simplemente preguntarte otra vez lo que ya te habia preguntado en la llamada anterior.

Empecé a sentirme como si cumpliera una condena, me sentía atrapado… y cuando después de 12 o 14 días tirado por ahí, llegaba a casa, me sentía casi peor de saber que en unas pocas horas debía volver a esa cárcel de camión.

Así que un dia dije ¡¡basta!! y cuando volví a casa y sabía que no tenía que volver a irme, me sentí sano, como si me hubieran sacado de la cárcel.

Al día siguiente encontré un trabajo en un supermercado, trabajo de  8 horas al dia y gano 950€ la mitad o quizás menos que antes, pero estoy en casa con mi familia, con mi novia, puedo hacer el amor a diario, puedo comer la comida de mi madre y puedo hacer todo y todo, y antes todo era una condena.

Con esto quiero decir que todos esos camioneros que están dedicando su vida al enriquecimiento de un empresario o están trabajando por su cuenta, para mi se merecen un monumento, estos conductores son los verdaderos héroes del MUNDO. Los que hacen que el mundo funcione.

 

Así que, si hay alguien por ahí que lea esto y pueda servirle de algo, espero que haga lo correcto.

Un abrazo a todos los conductores que cada día se dejan la piel y la vida detrás de un volante.

 

Ramón el Anlaluz.

HI

Comentarios

comentarios