• Las asociaciones de cargadores bloquean la aprobación de un Plan de medidas de choque para impulsar la intermodalidad en España.

 

  • El Plan incluía una propuesta de más de 50 medidas en los ámbitos legislativo, infraestructural y económico que ha sido rechazado ejerciendo su minoría de bloqueo por no incluir el incremento de los pesos y dimensiones de los vehículos de transporte de mercancías.

Un nuevo capitulo en el enfrentamiento que en los últimos años vienen manteniendo las asociaciones de empresas cargadoras y de transportistas se ha vivido esta semana con ocasión de la aprobación de un Plan de medidas para impulsar la intermodalidad carretera-ferrocarril en España.

Dicho Plan ha venido siendo elaborado en los últimos años por una Comisión de Trabajo creada al efecto en el seno del Consejo Nacional de Transportes Terrestres, en el que han participado representantes de las principales asociaciones de cargadores y de transportistas, así como de otras entidades públicas y privadas vinculadas a los diferentes modos de transporte.

El Plan perseguía como objetivo fomentar la intermodalidad ferrocarril-carretera en el transporte de mercancías en España, aprovechando sus potenciales económicos, sociales y medioambientales, teniendo en cuenta que nuestro país cuenta con una de las cuotas más bajas de participación del ferrocarril en el transporte de mercancías, que apenas alcanza el 3% del total, frente al más del 90% de la carretera.

Así, para favorecer una mayor presencia de la intermodalidad, el Plan incluye una propuesta de 12 medidas urgentes y otras 49 medidas prioritarias en los ámbitos legislativo, organizativo, infraestructural y económico.

Sin embargo, todo este trabajo ha caído en “saco roto” por la negativa de las asociaciones de cargadoras a apoyarlo, por hacer el documento una simple referencia a que el posible aumento de los pesos y dimensiones de los vehículos de transporte podría dificultar la cooperación de ambos modos de transporte e impactar en los costes diferenciales, teniendo en cuenta las limitaciones de la actual infraestructura ferroviaria.

Para paralizar su aprobación, las asociaciones de cargadores han ejercido por primera vez en la historia de funcionamiento del Consejo Nacional de Transporte Terrestre la posibilidad de imponer una “minoría de bloqueo” que impide sacar adelante el Plan, pese a que el mismo contaba con el respaldo de la mayoría de sus miembros.

Esta actuación de bloqueo es, a juicio de FENADISMER, una prueba más de la actitud “intransigente” que en los últimos años vienen mostrando las asociaciones de cargadores en las cuestiones más relevantes que en la actualidad afectan al sector del transporte por carretera, como son además de los pesos y dimensiones las relativas a la carga y descarga o el acceso al sector, lo que augura una mayor dificultad de poder alcanzar futuros acuerdos para mejorar la actividad del transporte de mercancías por carretera en España.