¿Dónde comen los que no pueden quedarse en casa? ¿Y sus necesidades?

2 marzo, 2021

image

Aunque muchas cosas están cerradas, hay quienes nunca han dejado de hacer su trabajo, es decir, en el transporte, mantenimiento de equipos, entrega de correo y atención médica. Caminan por la calle y sin una puerta abierta a la que acudir.

 

Portugal ha estado en confinamiento general durante un mes y medio, siendo los restaurantes, cafés y similares los primeros en cerrar. Lo que significa que quienes trabajan, literalmente, en la calle tienen grandes dificultades para comer. Es el caso de un camionero, un cartero, un técnico informático, un taxista y una enfermera, profesionales con los que habló el DN. Las quejas de estos trabajadores no se limitan a la dificultad para hacer una comida digna, engloban otras cosas muy sencillas, como tomar café o ir al baño. Situaciones que pueden no pasar por la mente de quienes tienen alternativas al confinamiento.

Las restricciones máximas de circulación entraron en vigor el 15 de enero, cuando los establecimientos de hostelería y afines volvieron a trabajar exclusivamente para entrega a domicilio ( delivery ) o para llevar. Limitaciones que se reforzaron a 22, con más restricciones, entre otras la prohibición de venta de mercancías al portillo. En el caso de cafés y restaurantes solo se permite vender productos envasados ​​sin bebidas.

Muchos profesionales nunca dejaron de trabajar, ni siquiera en el primer estado de emergencia, que comenzó en marzo, cuando el país literalmente se detuvo. Pero si, entonces, todavía podían comprar un refresco o café para llevar, ahora no pueden. Y pueden comprar comida envasada o traerla de casa, pero no tienen mesa para hacer la comida, acabando haciendo opciones mucho más sencillas, como los sándwiches. Y, como dijo el enfermero William Rodrigues, no es almuerzo ni cena. "Es poner algo en tu estómago". Está a la vanguardia de la lucha contra la pandemia y, a menudo, ha luchado contra el estrés de la profesión en la mesa. Ahora, come comidas instantáneas cuando no tiene tiempo de irse a casa.

El conductor de camión pesado António Costa, que sale de Portugal y pasa por España y Francia hasta llegar a Alemania, donde recoge la mercancía, siente que tiene peores condiciones en su país. Y los problemas se vieron agravados por la pandemia. “El gobierno debería prestar más atención a los conductores. En España, Francia, Alemania, todo es más barato, tenemos buen equipamiento, podemos ducharnos en las áreas de servicio sin pagar. Y hacen un 30% de descuento, de hecho, restaurantes También lo hago. Descuento a los camioneros. En Portugal, es una vergüenza, todo es muy caro ".

El cartero António Pedro Carvalho tiene ahora menos trabajo que en el encierro anterior. "Nunca paramos, pero esta vez tenemos una ventaja, no entregamos pedidos, solo los recogidos en destino. En la primera fase tenía unos 30 pedidos por día, ahora tengo uno o dos". Lo peor es no tener un lugar para comer, especialmente para tomar café.

La falta de café es un problema generalizado para quienes no pueden trabajar en casa, como es el caso del técnico informático Marco Galinha, que gestiona los cajeros automáticos. "Empezamos temprano y este es un trabajo muy agotador, siempre andando y está aislado. Tomé dos o tres cafés al día, sacarme de él es muy complicado".

Otro problema que surge es el mismo que tiene todo el que tiene que comprar comida en la ventanilla y no puede traerla con bebida. Terminan recogiendo las bebidas en una tienda de alimentos y comiendo en el auto, es decir, solo les trae más trabajo.

Finalmente, la falta de baños en un país donde no abundan estas infraestructuras públicas. No existen espacios comerciales abiertos a los que puedan acudir, salvo bombas de servicio y uno u otro centro comercial. Y, como dice el taxista Rodrigo Dias, "estas son cosas de las que no nos damos cuenta en nuestro día a día, cuando todo está abierto".

"Como en la camioneta, traigo  comida para 18 días", António Costa, conductor

Tiene 68 años, una buena edad para jubilarse, pero lleva 40 en la carretera y no se imagina que le pillen al volante de un camión. Es conductor de Cargolog, en Matosinhos, con cargas al servicio de Volkswagen, viajando entre Portugal y Alemania. En uno de estos jueves, regresa de Alemania, hace escala en la frontera de Caia (Elvas) y solo llegará a casa al día siguiente: nueve días en la carretera. Muchos desayunos, almuerzos y cenas, sin restaurante ni cafetería que abra sus puertas, ni para tomar "una taza de café". Come en la cabina del camión, donde está la conducción, pero también en el dormitorio y la cocina.

"En verano, puedes hacer comida en la calle, aunque camino con un remolque y no puedo traer nada. En invierno, no. En este viaje, pillé mucha nieve. Dormí al lado del Volkswagen en Wolsburg, hacía 12 grados. A veces todavía nos juntamos para ir al restaurante, pero todo está cerrado. Sé que hay restaurantes en España que solo están abiertos para los conductores, pero es más seguro llevar comida de casa y como en la camioneta. Yo llevo 18 comidas y 18 cajas de sopa, luego las caliento en el microondas ”, dice António Costa.

El tráiler es tu casa. Hay una nevera / congelador detrás de los asientos y al lado de la cama; encima del espejo retrovisor está el microondas. Salió de Alemania con la mercancía el martes, la descargará el viernes en Autoeuropa, en Palmela, donde adjunta otro remolque, que dejará en el puerto de Leixões. Vuelve a casa, Matosinhos, y vuelve el miércoles.

"Tengo que comer en la calle y no puedo hacerlo andando", António Pedro Carvalho, cartero

Son las 2:30 pm y António Pedro Carvalho termina un trabajo que comenzó a las 6:00 am. Es cartero y comenzó clasificando el correo en una estación CTT antes de comenzar la distribución a las 10 am. Comienza en Rua de Santo António à Estrela y termina en Ferreira Borges, en Campo de Ourique. Abrazó la profesión hace cinco años, tiene 42 años, le gusta caminar por la calle y saludar a los que conoce, siempre a un ritmo acelerado para despachar el servicio. E incluso las comidas son rápidas: una bifana, un clavo o una sopa de venta libre. Ahora no puede.

"Si me siento a la mesa, estoy retrasando el servicio 40 minutos. Con encierro no puedes comer ni tomar café, me levanto muy temprano. No podemos ni ir al baño, hay otro Establecimiento que facilita, pero muchos no. Ha sido complicado, tengo que comer en la calle y no puedo hacerlo andando. Es un problema ”, lamenta António Pedro Carvalho.

Depende de la calle para todo, la estación CTT en Campo de Ourique no te permite comer allí, ni siquiera traído de casa, solo te dejan usar el baño. No puedes sentarte en un establecimiento, ni siquiera en un banco de jardín. Es al aire libre que trabaja y come.

António trajo dos hamburguesas y un semestre con Coca-Cola de casa. Una vez finalizado el servicio, no tiene más remedio que sentarse en las escaleras de un edificio para comer. El coche está lejos, en la Rua de Santo António à Estrela, y vive en Ajuda. Regresar a casa significaría que solo almorzaría allí a las 4 pm.

"Deberían pensar en quién trabaja en la calle", Marco Galinha, técnico informático

El coche es la oficina de Marco Galinha, de 38 años, un espacio móvil y desde donde se llama siempre que es necesario mantener un cajero automático en Lisboa. “Vivo en Vale de Figueira (Loures) y hago toda la ciudad, siempre de lado a lado, no tengo ninguna posibilidad de ir a casa a almorzar”, explica.

Antes del encierro y siempre que era posible, comía en un restaurante o cafetería, generalmente cerca de los bancos donde suele consultar los cajeros automáticos, en Telheiras o Baixa. Hace un mes que busca alternativas a comer con cuchillo y tenedor, y no varían mucho. Muchos bocadillos o ensaladas comprados en Pingo Doce, también beben, lo que no se puede hacer en comida para llevar. "Creo que engordé, viajo en el coche, como en el coche, la movilidad está muy reducida", revela.

Marco está en McDrive en Telheiras, donde compró un menú de hamburguesas en progreso y luego estacionó el auto para preparar la comida. "Hace dos semanas que no estoy aquí, es lo más rápido y práctico. El problema es que no sirven bebidas, ni siquiera agua, no tiene sentido. Si pides una comida y puede que incluso sea aquí, ya tomaste un trago. Ya terminé de comprar un refresco en el supermercado. Antes tomaba de dos a tres cafés al día y ahora no puedo, eso hace mucha diferencia para mí. El baño está Otro problema, fui a las gasolineras, pero había mucha gente ”, protesta Marco Galinha, para concluir:“ Cuando definieron las medidas, deberían pensar en quién trabaja en la calle ”.

"Ni siquiera puedes tomar café ... incluso ir al baño es complicado", Rodrigo Dias, taxista

El servicio no es mucho, pero quedarse en casa no consigue clientes. Rodrigo Dias, 54 años, taxista desde hace 34 años, conversa con otros compañeros, en una plaza de Telheiras. Han pasado casi cuatro horas desde que se detuvo el primero en la fila. Aún no son las 12 de la noche y hay quien ya está pensando en subirse al coche para irse a casa a almorzar. No es una opción para Rodrigo que vive en Venda do Pinheiro. Tan pronto como le ataca el hambre, se sienta en el coche y "come cualquier cosa". Unos bocadillos y trozos de fruta que traes de casa.

"Si no fuera por el encierro, almorzaba con dos o tres compañeros en algún restaurante de Alvalade o Telheiras. A veces, los sábados, nos reuníamos y almorzábamos. Ahora, con todo cerrado, es muy complicado para quien tiene que comer y no vive cerca del trabajo. Tampoco hay muchos servicios y hay quien hace la comida en casa, que antes no hacía. Pero yo vivo lejos, no tengo alguna posibilidad ”, argumenta Rodrigo.

Hay poco movimiento en Lisboa, particularmente difícil para los taxistas cuando muchos de los clientes potenciales trabajan a distancia. Para quienes esperan en las paradas de taxis en áreas residenciales y de oficinas, el mayor problema no es la falta de turistas, sino el hecho de que los servicios y todo lo demás están cerrados.

Además de la falta de clientes, se quejan de las condiciones en las que se ven obligados a comer u otras necesidades diarias durante el encierro "No hay nada abierto, ni siquiera podemos tomar un café, ni siquiera en los surtidores de servicio. Queremos ir". a un baño en casa, incluso esto es complicado, hay uno u otro baño público, hay muy pocos. Hace unos días tuve que ir al centro comercial Amoreiras ”, protesta Rodrigo Dias.

"No es almorzar, es ponerte algo en el estómago", William Rodrigues, enfermero

Es enfermero que trabaja en una unidad covid y con un tiempo parcial en el campo de la medicina del trabajo. Está entre el trabajo y el almuerzo, almorzando en McDrive das Telheiras. "Quédate ahí, yo vivo en Odivelas y no tengo tiempo para irme a casa. Pero, para mí, no es comida ni cena, es poner algo en el estómago, comer rápido", explica William Rodrigues, de 34 años. .

Así, describe sus comidas fuera de casa porque no tiene alternativa y es un amante de la buena mesa. "Uno de mis grandes placeres es salir a comer, me encanta, almorzar o cenar con compañeros o amigos, tenemos muchas reuniones alrededor de la mesa, a estas horas, no es posible. No se puede tener una comida digna fuera de casa" , se lamenta.

Sentado en el auto en el estacionamiento de la cadena de comida rápida, come una ensalada y una hamburguesa, compró la bebida en una gasolinera. "Esa es otra pregunta, ¿por qué sirven la comida y no sirven la bebida? Les expliqué que necesitaba agua, dijeron que no podían venderla. La pandemia nos está causando muchos obstáculos, grandes limitaciones a todos los niveles. , lo peor es que la gente no tiene la noción de lo que pasan muchos profesionales y siguen metiendo la pata ”, critica. Prácticamente desde el inicio de la profesión que se divide en dos puestos de trabajo. “Hago una media de 16 a 20 horas diarias, llevo diez años en esta ruta, pero en esta fase de la pandemia cualquier turno es mucho más agotador, no es tanto fatiga física como fatiga emocional”, describe William Rodrigues.

Únete a nuestro canal de noticias Conductores Profesionales Oficial en Telegram pulsado AQUÍ y no te pierdas ninguna de nuestras noticias.

Whatsapp LogoEnvíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053 o por email a: forotransporteprofesional@gmail.com

 

Deja una respuesta

Subir

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE), te informamos de que este sitio web ForoTransporte Profesional utiliza cookies. Saber Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies