• Una de las principales reivindicaciones de las asociaciones de transportistas es la necesidad de dignificar su profesión, ante los cada vez mayores abusos que sufren diariamente por parte de sus clientes.
  • Prueba de este preocupante deterioro en el ejercicio de su actividad son las condiciones de trabajo que se les imponen en las Plataformas Logísticas de las grandes cadenas de alimentación, tanto en lo que se refieren a la imposición de realizar las labores de carga y descarga de las mercancías, pese a que por Ley no les corresponde, como a los tiempos de espera que se han incrementado en la actualidad hasta las 5 horas de demora

Una de las principales reivindicaciones que plantean las asociaciones de transportistas al Gobierno de cara a la convocatoria del Paro Nacional del Transporte previsto para la semana de Navidad es la relativa a la necesidad de dignificar la actividad profesional de los conductores profesionales, ante los cada vez mayores abusos que sufren diariamente por parte de sus clientes, especialmente por parte de las grandes cadenas de alimentación, lo que incide muy negativamente en la incorporación de nuevos profesionales al sector, contribuyendo de este modo a la creciente escasez de conductores profesionales en España.

Y es que uno de los motivos que hacen poco “atractiva” dicha profesión es precisamente es su carácter “duro y penoso”, ya que en la mayoría de los casos los transportistas se ven obligados tras conducir hasta 10 horas diarias, a realizar posteriormente las labores de carga y descarga de la mercancía al llegar a su destino, en muchos casos hasta 24.000 kilos de peso, con el consiguiente riesgo tanto desde el punto de vista de seguridad vial como de prevención de riesgos laborales, y pese a que la ley establece que tales tareas deberían hacerlas personal propio de los centros de carga y descarga.

Pero el deterioro de su actividad profesional no queda aquí, sino que es especialmente preocupante el incremento en los tiempos de espera que deben sufrir los conductores profesionales cuando llegan a dichas Plataformas Logísticas, y que se han ido agravando inexplicablemente en los últimos años, llegando a alcanzar las 5 horas de demora, lo que supone una ineficiencia inadmisible que afecta muy gravemente a la organización interna de la actividad de las empresas transportistas, con los consiguientes incrementos de costes de producción, así  como un incremento innecesario de la flota de transporte hasta en un 20% para poder atender adecuadamente la demanda de sus clientes. Además lamentablemente dicha actuación que llevan a cabo grandes grupos empresariales provoca un efecto de “mimetismo” en otros centros de carga y descarga de menor tamaño, que siguiendo la estela de estas grandes Plataformas, descuidan también la atención y el trato adecuado a los transportistas que acuden a sus instalaciones.

Así, según los datos facilitados por los transportistas asociados a FENADISMER, el tiempo medio de espera ( a los que habría que sumar el tiempo posterior dedicado a realizar la carga o descarga de las mercancías) se sitúa en la mayoría de las Plataformas Logísticas en las 2 a 3 horas de espera, como son las de supermercados Día de Getafe, Sabadell y Arroyomolinos, Alipensa y Cash en Málaga, Lidl de Narón, Alcalá de Henares y de Málaga, Carrefour de Armilla, Prat de Llobregat y Torrejón, Alcampo de Valdemoro, Eroski de Ciempozuelos, Supersol de Málaga así como la del Corte Inglés en Valdemoro. En tiempos de espera inferiores, en torno a una hora, se encuentran las Plataformas de Mercadona en Antequera y Abrera, Eroski de San Agustín de Guadalix, Consum de El Prat, Makro de Quer, Alcampo de San Lucar y Aldi de Dos Hermanas. Por último, en el top del ranking de ineficiencia, con tiempos de en torno a 4 o 5 horas de espera, se sitúan las Plataformas de Carrefour en Dos Hermanas y Ribarroja y Día de Azuqueca de Henares, entre otras.

Por contra, hay Plataformas que se caracterizan por una apreciable eficiencia en la recepción de la mercancía, haciendo prácticamente inexistente los tiempos que han de esperar los transportistas para realizar las labores de carga y descarga. Tal es el caso de Costco en Getafe y Las Rozas o Alcampo en Aranda de Duero, cuyas demoras son inferiores a los 15 minutos, o en el caso de Elecrerc en Miranda de Ebro, Sabeco en Alcalá de Henares o Mercadona en Sant Sadurní en la que los transportistas tienen de apenas 30 minutos.

Por ello, ahora que desde las Administraciones públicas se lanzan discursos muy “rimbombantes” sobre la necesidad de mejorar la calidad del aire  y la reducción de la huella de carbono, en vez de priorizar sus objetivos en imponer a las empresas transportistas la renovación de su flota hacia vehículos cero emisiones, cuya tecnología y soluciones en el mercado son a día de hoy son prácticamente inexistentes, sería más efectivo, a juicio de FENADISMER, adoptar medidas coercitivas que limitarán los tiempos máximos de espera en las Plataformas Logísticas, lo que contribuiría a una mayor eficiencia y sostenibilidad tanto económica como medioambiental del transporte por carretera en España.