• En la actualidad 13 países de la Unión Europea ya permiten a nivel nacional las 44 toneladas de carga en los vehículos de transporte de mercancías, como pretende introducir el Gobierno español a principios del próximo año.
  • La idea de la Comisión Europea pasaría por promover una modificación de la actual Directiva europea sobre pesos y dimensiones de los vehículos de transporte para armonizar las regulaciones nacionales, facilitar el transporte transfronterizo y contribuir a la eficiencia energética y de reducción de emisiones, aunque la aprobación final de la nueva regulación no se produciría hasta dentro de 2 años.

Según ha podido saber FENADISMER, la Comisión europea está estudiando la posible modificación de la actual Directiva europea sobre pesos y dimensiones de los vehículos de transporte, como parte de la Estrategia europea de Movilidad Sostenible, con la finalidad de contribuir a la reducción significativa de las emisiones de efecto invernadero procedentes del transporte, de las que el 26% proviene de los vehículos pesados.

La Comisión europea admite que en la actualidad hay una auténtica fragmentación del mercado del uso de vehículos de gran tamaño y con sobrepeso debida al mosaico de normas nacionales y bilaterales o multilaterales sobre pesos y dimensiones máximos así como el uso insuficiente de vehículos de combustible alternativo y de emisión cero y de dispositivos aerodinámicos, por lo que considera necesario ecologizar el transporte por carretera al acelerar el uso de vehículos pesados de emisión cero así como garantizar la libre circulación de mercancías y mejorar el cumplimiento de las normas de tráfico transfronterizo.

Por ello, propone como medidas más efectivas para conseguir dichos objetivos autorizar de manera automática el transporte transfronterizo de vehículos más pesados o más largos entre todos los Estados miembros vecinos que lo permitan y armonizar los pesos y dimensiones máximos con los límites más comunes permitidos actualmente, mediante el peso adicional de hasta 44 toneladas, como ya se permite en 13 Estados miembros y los sistemas modulares europeos de hasta 25,25 metros de longitud y 60 toneladas.

Si bien la tramitación y aprobación de la nueva Directiva europea se alargaría al menos 2 años, cabe recordar que a nivel nacional el Ministerio de Transportes incluyó en los acuerdos suscritos con las asociaciones de transportistas el pasado mes de Diciembre su objetivo de introducir las 44 toneladas en la flota de transporte española, lo que llevaría a cabo a principios de 2023 de forma escalonada y siempre en coordinación con las organizaciones del sector, junto a la simplificación de los requisitos para la autorización y circulación de los megacamiones de 25´25 metros y de los duotrailers.

El aumento del tonelaje de los camiones a 44 toneladas ha sido objeto de diferentes estudios por parte de diferentes entidades académicas, entre otros, la Escuela de Ingeniería del País Vasco, por encargo de la Fundación Quijote por el Transporte junto con otras entidades fundacionales, para analizar las repercusiones que tendría dicho cambio legislativo en la normativa estatal que supondría aumentar un 15% más la capacidad de carga de los camiones.

Así, entre los efectos negativos destaca su impacto sobre las carreteras, al aumentar el deterioro del firme (entre un 42 y un 59% superior dependiendo del firme). Por el contrario, entre sus aspectos más positivos destaca su aportación en la mejora del medioambiente, al conseguir una disminución global de las emisiones en torno al 3,7%, aunque podría desincentivar la renovación de la flota hacia vehículos propulsados con combustibles alternativos, así como el desarrollo del transporte intermodal.