Un pasajero ataca al conductor de un autobús de Alsa en plena AP-2 y se da a la fuga

El autobús, con la ventanilla del conductor rota, tras el suceso

El agresor huyó tras romper la ventanilla del conductor, que resultó herido en una mano. Los pasajeros esperaron más de una hora hasta que pudieron cambiar de autobús.

Un pasajero de un autobús que viajaba este sábado por la noche entre Barcelona y Zaragoza protagonizó un altercado en plena AP-2 que terminó con el conductor herido, el resto de los pasajeros retenidos a la altura de Pina de Ebro durante más de una hora y el agresor huido.

El autobús, de la empresa Alsa, que había salido de la capital catalana a las 18.30 e iba casi lleno, realizó una parada reglamentaria de descanso en la estación de servicio de Montblanc, en el kilómetro 196 de esta autopista. Cuando iba a reanudar la marcha, el agresor comenzó a ponerse nervioso, según afirmaron testigos presenciales a Heraldo. “Se puso a gritar diciendo que habían cambiado de conductor, que ese no era su autobús”, señaló David González, otro de los pasajeros.

A pesar del alterado estado en el que se encontraba, el conductor le permitió quedarse dentro del vehículo al comprobar que llevaba billete con destino a Zaragoza. Pero a partir de ese momento no dejó de increpar al conductor amenazando con llamar a la Policía. “Gritaba que quería bajar, que abrieran las puertas. Pero estábamos en medio de la autopista”, indica este testigo.

La situación se puso más tensa cuando comenzó a dar patadas a la puerta y varios viajeros se vieron obligados a sujetarle. Pero todo empeoró sobre las 22.00, al cruzar al peaje de Pina de Ebro. Aprovechando la reducción de la velocidad, el pasajero se abalanzó sobre el volante del conductor con la intención de obligarle a detener el vehículo a la fuerza. “Forcejeó con el conductor, dimos algunos volantazos y acabó rompiendo su ventanilla antes de saltar y huir campo a través. La verdad es que pasamos miedo porque pudimos tener un accidente”, dijo González.

El autobús, parado en la carretera, justo después del peaje de la AP-2
El autobús, parado en la carretera, justo después del peaje de la AP-2.

El vehículo quedó parado en medio de la vía y el conductor resultó herido con un corte en una mano, por lo que tuvo que ser atendido en una ambulancia. La Guardia Civil, alertada por los pasajeros, acudió al lugar donde se detuvo el autobús, a unos 20 metros del peaje, y comenzó a buscar al fugitivo por los alrededores. El vehículo no pudo continuar la marcha, al tener una de sus lunas delanteras rota, y los pasajeros tuvieron que esperar más de una hora hasta que la compañía, pasadas las 23.00, mandó otro autobús para recogerles.

 

Heraldo.es

2 comentarios

Deja una respuesta