Un mal día lo tiene cualquiera: se engancha por dos veces el mismo día

Estado del vehículo antes de ser inmovilizado por la policía. / Foto DDM, CA

La mala suerte o un despiste hizo que el remolque quedara enganchado por dos veces: una vez en un árbol y la siguiente en unos cables de telefonía.

Un transportista español llegó a entregar una gran carga de balas de heno en una granja cerca del pueblo en Francia. En las primeras horas de la mañana, el conductor no se percató de la altura de unos arboles y después de los cables colgantes de telefonía. Por desgracia, este camión era demasiado grande en relación con la altura de los los dos mencionados. El camión ha pasado, pero no el remolque, que terminó atrapado «. Un espectacular accidente con graves daños materiales ocurrido en Francia.

Hay días en que mejor hubiera sido no levantarse … Y ese fue el caso el jueves pasado para en conductor de una empresa española XPO que tenía que entregar las balas de heno de un granjero de San Papoul y, al volante del camión con remolque en conjunto, se encontró el remolque muy dañado después de tropezar con unos arboles y después con la linea que transcurre por el pueblo, a unos cientos de metros del punto de entrega.

Après avoir accroché une branche de platane en traversant Saint-Papoul, la remorque a accroché des câbles de téléphone à Bram, avant d'être immobilisée par les forces de l'ordre. /Photo DDM, A.C.

Sin embargo, logró entregar la carga con ayuda, después procedió a «reparar» el remolque con correas. Pero en el camino de regreso, al pasar por Bram en la autopista, remolque quedó enganchado, esta vez por varios cables de teléfono en Notre-Dame, cerca del centro polivalente.

Varios testigos del incidente alertaron al conductor, que detubiera su camión cincuenta metros más para reparar de nuevo el vehículo, realizado en presencia de la policía municipal.

La policía de tráfico también acudió al lugar y, finalmente, después de todo, fue capaz de reanudar su camino sin el remolque, ya que fue inmovilizado por las fuerzas de seguridad y con el apoyo de una compañía de camiones de gran tonelaje.

Lea más en Ladepeche.fr