Un juez dicta una orden de alejamiento a una banda que saqueó 150.000 € a camiones en la C-25

El grupo, formado por nueve marroquíes, estaba especializado en robar cargas de alto valor en camiones estacionados en áreas de servicio. Los Mossos lo desmantelaron el 11 y 12 de octubre. Tenían una flota de vehículos de propiedad con los que se movían para detectar posibles objetivos por autopistas y vías rápidas catalanas.

La banda estaba formada por dos líderes principales que tenían una flota de vehículos de propiedad con los que se movían para detectar posibles objetivos por autopistas y vías rápidas catalanas, y para transportar la mercancía sustraída usaban furgonetas robadas. Trabajaban de manera «sistemática» Según los Mossos, tenían una manera de trabajar «cuidadosa y sistemática»: los líderes trasladaban en los vehículos a otros miembros del grupo a áreas de servicio para hacer una inspección hasta dar con camiones con mercancías de alto valor y que iban a pasar la noche allí. Una vez habían seleccionado una carga, llegaba una segunda batería de personas para cargar el botín en la furgoneta robada—que les permitía abandonarla sin que les implicara directamente si eran descubiertos—. La carga robada la escondían unas horas en poblaciones cercanas al área de servicio donde habían actuado y posteriormente la trasladaban por autopista hasta el punto de receptación. Tras pasar a disposición judicial, dos de los detenidos han ingresado en prisión preventiva y, sobre el resto, el juez ha dictado una orden de alejamiento de 1.000 metros a áreas de servicio y descanso afectadas de la C-25.

Ver más en: .20minutos.es