Un De Tomaso Pantera como coche de empresa

7260 unidades producidas de un deportivo con alma de muscle car
Gary Corcoran usó el dinero para un coche en este clásico

De Tomaso Pantera - SoyMotor.com

El De Tomaso Pantera es uno de los deportivos clásicos más icónicos de todos los tiempos. Se nos ocurren muchas cosas que hacer con él, pero la que hace Gary Corcoran es cuanto menos original: su coche de empresa es este espectacular coche, cuya historia puedes conocer en este vídeo de nuestros compañeros de Petrolicious.

 

El De Tomaso Pantera fue un diseño de Tom Tjaarda para Ghia, y fue presentado en Módena en marzo de 1970, antes del debut oficial en el Salón del Automóvil de Nueva York ese mismo año. El espectacular deportivo se produjo desde 1971 hasta 1992, y equipaba en origen, como ocurre con el de nuestra historia, un motor Ford V8 de 5.8 litros con 330 caballos. Es decir: cuerpo de superdeportivo italiano con alma de muscle car americano.

El coche fue un gran éxito, de ahí su longevidad, y aunque un poco arrinconado por otros modelos como el Countach, siempre ha estado en la mente de los más fervientes apasionados de los deportivos, como Gary Corcoran, que tomó una decisión insólita cuando su empresa le ofreció 250 dólares mensuales para que se comprara un bonito coche.

¿Quién quiere un SUV o una gran berlina? Gary fue directo al mercado de coches deportivos clásicos, y estuvo tentado por un Dino 246GT. Pero entonces apareció el Pantera, y lo tuvo claro, especialmente porque el motor Ford es más sencillo de mantener y reparar, y las piezas son más disponibles. Ese iba a ser su coche de empresa.

Se trata de un modelo de 1972, por lo tanto, de los primeros producidos, al que Gary ha realizado una puesta a punto cuidadosa hasta dejar el coche en un estado prístino tanto exterior, como interior y mecánico. Pagó por el coche alrededor de 20.000 dólares, unos 16.600 euros, lo cual nos parece una verdadera ganga por algo tan espectacular.

«Cuando me vaya de este mundo, espero que mis hijos disfruten del coche tanto como yo, y que permanezca en la familia para siempre», dice Gary. Desde luego, la empresa debió quedarse sorprendida con su elección, pero se nos ocurren pocas ideas mejores ahora mismo en que emplear el dinero para comprar el coche de empresa. 

 

FUENTE – Soymotor.com