Un conductor marroquí se orina encima de una Mosso, defeca y se masturba en las celdas mientras insulta a los Mossos

El arrestado es un conductor bebido que se saltó un control en Salt y agredió a los agentes y se orinó cuando lo llevaban al juzgado.

El conductor que el martes los Mossos y la Policía de Salt detuvieron tras saltarse un control en el peaje de Girona Sur este martes se mostró muy agresivo e incluso insultó a los agentes cuando se encontraba en las celdas de la comisaría los Mossos de Vista Alegre de Girona.

Resultado de imagen de Mozos de Escuadra

El hombre, que según los Mossos iba bebido en el momento de los hechos, ya entonces intentó agredir a los agentes en el momento de ser detenido. Pues bien, desde que fue arrestado hasta que pasó a disposición judicial se hizo notar. Cuando fue conducido a celdas, insultó duro, e incluso escupió a los policías. Pero luego, una vez encerrado en las celdas, se dedicó a seguir con esta actitud y, además, decidió masturbarse, orinar y defecar en las instalaciones policiales. Incluso, llegó a lanzar el semen en cima de algún policía. Todo ello en medio de muchos gritos. Además, el delincuente estaba tan alterado que los Mossos decidieron ponerle el casco para evitar que se autolesionara. Un casco que el joven arrestado acabó rompiendo.

En cima de una agente
Aquí no se acabó todo, si durante todo el martes se dedicó a hacer todo esto, al día siguiente miércoles, cuando fue trasladado ante el juez de guardia de Girona, también siguió con esta actitud. Lo que hizo en esta ocasión es volver a orinar y lo hizo tirando parte de la orina en la cima de una de las agentes que la acompañaba a la sede judicial.

Esta actitud le ha valido que los Mossos, además de los delitos que ya le imputaron por los hechos de Salt, le incrementen en número. Los agentes ahora lo acusan también de daños, atentado contra los agentes de la autoridad y una denuncia administrativa por el tema de escupir, defecar, entre otras, en las instalaciones policiales. Para el episodio de Salto ya quedó causado de ser el presunto autor de varios delitos: conducción bajo los efectos del alcohol y la negativa a hacerse las pruebas; atentado contra los agentes de la autoridad y resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad y conducción temeraria.

Este delincuente tiene 24 años, nacionalidad marrroquina y ya contaba con una decena de antecedentes previos. Y había salido de la cárcel recientemente condenado por violencia machista.

El juez de Girona este miércoles dejó en libertad provisional con medidas cautelares. Y ha abierto dos diligencias, una por atentado y daños y la otra por atentado, resistencia y conducción bajo los efectos del alcohol.

Fuente: Diaridegirona.cat