Un conductor borracho destroza un Ferrari 458 Speciale

Un conductor borracho destroza un Ferrari 458 Speciale en Texas, Estados Unidos. El conductor, de 28 años de edad, se encontraba en estado de embriaguez en el momento del accidente y portaba a otros dos ocupantes en el vehículo, mientras que el Ferrari está diseñado para tan solo dos pasajeros y se desconoce si era del conductor, era alquilado o había sido prestado por algún amigo.

Un conductor borracho destroza un Ferrari 458 Speciale en Texas, Estados Unidos. El conductor, de 28 años de edad, se encontraba en estado de embriaguez en el momento del accidente y portaba a otros dos ocupantes en el vehículo, mientras que el Ferrari está diseñado para tan solo dos pasajeros y se desconoce si era del conductor, era alquilado o había sido prestado por algún conocido.

Aquí tienes al Ferrari 458 Speciale en toda su gloria 

Mezclar alcohol y un volante es la peor de las combinaciones (además de totalmente ilegal), pero eso parece que no fue impedimento suficiente para que James Sidney Allen, de 28 años, se pusiera a los mandos de un Ferrari 458 Speciale, subiera a bordo a otros dos ocupantes y se lanzara a conducir a más de 160 km/h.

Lo que Allen no pudo evitar fue perder el control, dar varias vueltas de campana y acabar en el fondo de un barranco de 12 metros donde tuvo que ser rescatado junto a sus dos acompañantes por los bomberos. El conductor fue arrestado en el acto y acusado de conducir en estado ebriedad, mientras que, por suerte, no hay que lamentar heridos.

Galería Ferrari 458 Speciale

 Ver más en: Autobild.es

HI

Comentarios

comentarios