Un camionero ganaba 2.400 euros cuando las cosas iban bien. Ahora ni llega a los 1.500

410 1

Son las 5 de la mañana cuando el corazón de Palma late con especial fuerza.  Cuando suena el despertador en la mayoría de los apartamentos y casas. El frío húmedo se abre paso a través de las chaquetas de invierno y chalecos de seguridad de los estibadores del puerto de Palma. El primer ferry que atraca en el Dique del Oeste, el muelle oeste, ahoga el suave batir de las olas en el muelle.

El muelle es la arteria principal de este corazón, donde llegan los suministros, para que la ciudad y la isla funcionen. La trampilla de carga se abre y deja al descubierto decenas de camiones que abastecen de productos y materias primas a las empresas de Mallorca. La cadena de suministro de la isla está bien establecida. Tan pronto como los camiones tienen tierra firme debajo de los neumáticos, se dirigen a sus destinos.

Ese día, entre las 5 y las 6 de la mañana, llega media docena de ferries a este oscuro e incómodo rincón del puerto. La vida cotidiana de los conductores de camiones no es más agradable.

Jesús Donet proviene de la Comunidad Valenciana.  |  FOTOS: ARZAYUS

Jesús Donet proviene de la Comunidad Valenciana. | FOTOS: ARZAYUS

Cada ferry tiene alrededor de 2.000 metros lineales de espacio de carga. “De cada uno de estos barcos salen entre 70 y 80 camiones”, explica Alejandro G., mecánico que trabaja para una de las empresas de transporte. Así, alrededor de 500 camiones salen cada mañana del Dique del Oeste. Llegan más camiones a otros rincones del puerto, hay un total de unos 1.500 en las Illes Balears. Transportan la mercadería al almacén de los principales proveedores.

“Los camiones se cargan hasta arriba, no cabe nada allí. El trabajo se ha incrementado enormemente en los últimos meses, la demanda está aumentando drásticamente, el Black Friday y la Navidad están a la vuelta de la esquina ”, dice Jesús Donet al volante de su camión, que trabaja para un subcontratista del servicio de paquetería DHL.

El movimiento de mercancías vuelve a aumentar de forma significativa

La autoridad portuaria confirma el aumento de bienes y mercancías. “Nos estamos acercando a las cifras anteriores a la pandemia. Diciembre de 2019 finalizó con diez millones de toneladas de mercancías en el puerto de Palma, y ​​este año parece que se alcanzarán los 8,5 millones de toneladas ”, indicó. En 2020, en cambio, fue de solo 7,4 millones de toneladas en diciembre.

Camión tras camión llega al puerto de Palma a primera hora de la mañana.

Camión tras camión llega al puerto de Palma a primera hora de la mañana. BERNARDO ARZAYUS

Los camioneros no suelen creer que puedan producirse atascos masivos de mercancías y cuellos de botella en las entregas en el puerto de Palma, como en el resto del mundo. “Sabemos que debido a las paradas de producción en las fábricas, hay escasez de materiales de construcción aquí y allá, así como de artículos técnicos, juguetes o autos por la escasez de microchips. Pero no falta nada más ”, dice Jesús Donet. La población está inquieta, sin embargo, muchos compran más de lo que necesitan porque temen los cuellos de botella en las entregas.

A las 9 en punto, el puerto vuelve a estar tranquilo. Algunos camiones ya han regresado para tomar el ferry de regreso al continente. “No es una vida fácil. Si te conviertes en camionero, lo haces porque te gusta mucho ”, dice Donet, que viene de la Comunidad Valenciana y lleva tres años conduciendo la ruta a Mallorca.

Solía ​​estar principalmente en el continente, conduciendo durante días por diferentes países de Europa, duchándose en baños sucios y en mal estado, durmiendo en el camión. “Nada de eso existe ahora. Paso la mayor parte del tiempo en el barco, son siete horas allí y siete horas atrás ".

También hay escasez de conductores en este país.

Tiene todo lo que necesita en el ferry: una cabina que comparte con otros tres conductores, comidas regulares y su propio baño. “Estoy fuera de casa toda la semana. En casa paso un día y medio, casi exactamente 45 horas ”. Un corazón con una bandera búlgara se balancea en el parabrisas de su camioneta. “Mi esposa es de allí”. Le habla dos veces al día por teléfono celular. "No funcionaría sin amor y confianza".

Donet está limpio y ordenado. La caja de la camioneta está impecablemente hecha con ropa de cama Minions planchada. “Si pierdo el barco, puedo acostarme allí. Eso me gusta porque es como estar en casa ”. A las 6 de la tarde llega de nuevo a Picanya cerca de Valencia, donde se cargan las devoluciones desde el camión. "Luego tomo el siguiente camión completamente cargado y conduzco de regreso al barco".

Por cierto, el gandiano de 48 años fue uno de los primeros en traer dosis de vacunación Covid-19 a la isla. Además del correo y los paquetes, a menudo transporta productos médicos.

No deja que las horas en el barco pasen ociosas. “Estoy mejorando mi inglés y ahora comencé una Maestría en Comercio Internacional, Logística y Transporte”, dice.

Carlos Quilachamín en el puerto de Palma.

Carlos Quilachamín en el puerto de Palma. BERNARDO ARZAYUS

La mañana transcurrió sin incidentes. A diferencia de China o Los Ángeles, no hay cuello de botella en Palma. Pero se pueden escuchar advertencias. “No hay camioneros en todas partes. Podría derrumbarse en cualquier momento ”, dice Carlos Quilachamín, otro conductor. Hay escasez de 400.000 conductores en Europa y 12.000 en España.

Sobre todo, son las condiciones laborales desfavorables las que llevan a los jóvenes a dedicarse a otras profesiones. “Soy autónomo y tengo otro camión que está parado en este momento. No puedo pagarle a nadie para que lo conduzca.Un camionero ganaba 2.400 euros cuando las cosas iban bien. Ahora ni llega a los 1.500 euros. Nos pagan por permiso en tierra, alrededor de 220 euros. De este, 60 euros van para el diésel, 80 euros para el conductor, luego la seguridad social. Al final, ganas 90 euros con un viaje. Luego, cuando vence una reparación, las cosas se ponen difíciles. A veces es más rentable simplemente dejar un camión atrás ".

Colapso inminente para el festival

Un colapso podría ocurrir poco antes de Navidad: los transportistas han pedido una huelga. Para el período del 19 al 22 de diciembre, amenazan con hacer huelga. Actualmente hay retrasos, pero todavía no son un problema, al menos en el suministro de alimentos, informa Bartolomé Servera, presidente de la Asociación de Abastecedores de Alimentos de Mallorca. “Tenemos grandes problemas con los productos asiáticos que no llegan a los restaurantes. Sus precios se han triplicado en algunos casos ".

Si la huelga no se cancela, existe el riesgo de que se produzca un caos mayor diez días antes de Navidad porque muchos clientes intentarán realizar compras con anticipación.

Maximiliano Rodríguez en la terminal portuaria.

Maximiliano Rodríguez en la terminal portuaria. BERNARDO ARZAYUS

Una de las razones de la huelga programada, además de los altos precios del combustible y la introducción de peajes en las autopistas de la península: "Los clientes ahora exigen que también carguemos y descarguemos la mercancía", afirma Salvador Serra, director general de Baleares. Asociación de Transporte. Maximiliano Rodríguez también critica duramente esta exigencia.

El camionero está desayunando en la terminal del muelle. “Nuestro trabajo es cada vez más exigente, no somos trabajadores de almacén. Pero aún tenemos que hacerlo. Si algo se rompe en el proceso, nos culpan. Nunca habíamos hecho este trabajo antes, o nos pagaron más por ello. Ahora es el momento de comer o morir ".

En verano es aún más difícil para los conductores.

Rodríguez maneja una empresa con camiones que cruzan desde tierra firme sin conductor propio: los trabajadores del muelle sacan los vehículos del barco y luego un conductor recoge el camión. "Transportamos principalmente alimentos y materiales de construcción", dice el argentino. Dado que él ya no estaba en el barco, su vida había adquirido una calidad completamente diferente. “Solía ​​estar fuera de casa durante dos semanas y no podía estar con mi esposa cuando nacieron nuestros mellizos. No la conocí hasta dos días después ".

La situación de los camioneros es aún más difícil en verano que en invierno. Entonces los turistas tienen prioridad en los transbordadores. “Si llega un poco tarde, es posible que no se le permita subir al barco porque está lleno. Lo mismo ocurre con las cabañas, donde los veraneantes también tienen prioridad. En verano, a menudo tenía que dormir en un asiento. Y marca una gran diferencia si te vas de viaje o si tienes que trabajar ”, se queja Rodríguez.

En temporada alta, la escasez de camioneros en Mallorca es aún más pronunciada, como informa Ezequiel Horrach. Es presidente de la Asociación de Proveedores de Bienes de la Isla. "Y este año lo sentirá incluso más de lo habitual, todavía estamos arrastrando retrasos debido a los cuellos de botella en las entregas globales".

Si la próxima temporada turística va bien, podría haber grandes dificultades. La industria está preocupada por los altos precios del diesel y la tasa de inflación que se dispara. “Todo se está volviendo más caro y cada vez es más difícil mantener la empresa en funcionamiento”, dice. “La industria necesita ayuda del sector público. Además, es imperativo construir un moderno centro logístico y de transporte en las Illes Balears, como cualquier otra comunidad autónoma de España ”. En la actualidad, el 70 por ciento de las empresas están en el polígono industrial de Marratxí, pero el cambio estructural ya ha empezado.

Dominado por hombres

Florín Almas en su camioneta.

Florín Almas en su camioneta. BERNARDO ARZAYUS

A las 12 del mediodía cambia de público en el puerto. Llegan los primeros pasajeros "ordinarios". Se mezclan con los conductores, aunque los dos grupos siguen siendo fáciles de distinguir. Este último es claramente un dominio masculino. Más conductores regresan al muelle después de su recorrido por la isla.

También Florín Almas, que llega de Llucmajor con palets vacíos. Lleva 25 años conduciendo camiones. “Es una vida de mierda. Uno se vuelve completamente loco en estas circunstancias, la forma en que a veces es tratado. Y cuando llego a casa y estoy en la habitación con mi esposa, solo quiero estar solo ”, se queja el padre de tres hijos de Rumanía. Uno de sus hijos gana regularmente concursos de violín. Almas está en casa en Sabadell en Cataluña solo un día a la semana.

“Me he acostumbrado a esta vida. Nos tratan bien en el barco, mi jefe es una buena persona. Pero las empresas que abastezco son cada vez más exigentes. Ya no les queda nada ”, dijo el hombre de 52 años. No hay convenio colectivo, los sueldos son demasiado bajos. “Hace 20 años ganaba bastante más, la culpa es de los intermediarios, de los cuales siempre hay más”. Por eso no es de extrañar que ya nadie quiera ser camionero. La policía también se está volviendo cada vez más estricta, a menudo hay controles y se imponen multas.

Florín Almas es elocuente y de hecho ingeniero, como él mismo dice. Se convirtió en conductor de camión para escapar de la Rumanía comunista. “Cuando tenía 14 años, tuve que trabajar duro en un campo de trabajo. Vi morir a dos amigos allí. La sangre salió de mi boca y salió de mi nariz. Eso fue lo peor que he visto hasta ahora ".

Trabajó en Rumania, pero también trabajó en la producción de gas en las Islas del Norte en Escocia. Su trabajo le satisfacía, pero en algún momento se había cansado del socialismo y vino a España por eso.

Florín Almas no puede seguir, otro camionero toca la bocina detrás de él. El rumano tiene que volver al barco, el último en regresar a Barcelona ese día. Es temprano en la tarde. Se cierra la trampilla de carga del ferry y con ella la arteria principal de este frágil corazón, sobre el que muchos trabajan en condiciones precarias.

Vía Mallorcazeitung.es

d25b35d4 9a77 4580 97cb d587cfcb16e5

Telegram Conductores Profesionales

Deja una respuesta

Subir

En cumplimiento de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE), te informamos de que este sitio web ForoTransporte Profesional utiliza cookies. Saber Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies