Un camionero de 39 años murió por esquivar un coche que invadió su carril en la N-IV

Un nuevo accidente mortal reactiva el frente por el desdoble de la N-IV

Un camionero de Bailén es la cuarta víctima de la N-IV en este verano.
El transportista hizo una maniobra evasiva para esquivar un turismo que invadió su carril, lo que provocó que se saliera de la vía y volcara. Los tres ocupantes del coche están heridos leves.

Un camionero de 39 años, natural de Bailén, que transportaba ladrillos entre Sevilla y Cádiz, es la cuarta víctima mortal de la N-IV en poco más de un mes. La vieja carretera nacional suma ya 28 fallecidos desde el año 2010 y cien justos desde 2001. Como cada vez que hay un accidente mortal, el siniestro generó ayer la reacción de los distintos alcaldes de los municipios por los que pasa la N-IV, que urgen al Gobierno central a buscar soluciones en la que se ha convertido la carretera más peligrosa de España.

Las opciones pasan principalmente por dos alternativas: la ampliación y aceleración del desdoble de toda la carretera hasta Jerez y la liberación del peaje de la autopista AP-4 antes de que expire su concesión en el año 2019. La primera es una opción muy cara, que a buen seguro superaría los cien millones de euros, y que sería poco efectiva porque las obras del desdoble durarán varios años y, para cuando estén terminadas, será ya pasado el año 2019 y, por tanto, con la AP-4 libre de peaje.

Las obras del desdoble se iniciaron a principios de julio, pero van a un ritmo muy lento y sólo contemplan la ampliación a dos carriles por sentido del tramo comprendido entre Dos Hermanas y Los Palacios. Cierto es que este tramo ha sido tradicionalmente uno de los puntos más conflictivos de la provincia de Sevilla, pero sin embargo los últimos accidentes mortales no se han registrado en él, ni siquiera en las inmediaciones. El de ayer se produjo a más de 20 kilómetros de Los Palacios, en el término municipal de Las Cabezas de San Juan, y el del pasado 4 de julio fue a la altura de Lebrija.

La opción de adelantar el rescate de la concesión de la autopista tampoco la contempla el Ejecutivo central, que tendría que indemnizar a la empresa concesionaria de la carretera de peaje. El Gobierno sí ha dicho con cierta rotundidad que el peaje de la AP-4 no se prorrogará más, por lo que el 1 de enero de 2020, en teoría, se podrá circular libremente por la autopista. Parece que, por tanto, durante los próximos tres años y medio, nada va a cambiar en las carreteras que conectan Sevilla y Cádiz.

El Gobierno de Mariano Rajoy parece dispuesto a asumir el coste político del goteo de accidentes que se registra de forma periódica en la N-IV. Siempre podrá alegar que ha sido el único presidente, de todos los que han pasado por la Moncloa, en cuyo mandato se han iniciado las obras del desdoble de la carretera. Que lo haya hecho con un más que evidente toque electoralista poco importará en el futuro. Las obras de ampliación de la N-IV se anunciaron dos días antes de las elecciones del 20 de diciembre, pero no hubo un solo movimiento de tierra hasta este verano. Una semana antes de las segundas elecciones, las del 26 de junio, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, anunciaba que se habían resuelto ya todas las trabas legales que mantenían bloqueada la obra, que en este caso correspondían a unos reparos presentados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por el paso del trazado sobre unos arroyos y canales.

El tramo que se desdoblará tiene una longitud de 8,37 kilómetros. La obra cuenta con una inversión de 43,7 millones de euros. Es decir, sale a más de cinco millones el kilómetro. Un gasto elevadísimo si se tiene en cuenta además que los trabajos se prolongarán durante 30 meses, por lo que no está previsto que haya dos carriles por sentido totalmente operativos en el tramo Dos Hermana-Los Palacios hasta junio de 2018, sólo un año y medio antes de que esté libre de peaje la AP-4. Y eso contando con que se respeten los plazos previstos, algo que no suele ser habitual cuando se trata de obra pública.

Mientras tanto, el rosario de accidentes sigue plagando de cadáveres la N-IV. El gran peligro de esta carretera viene dado por su excesivo volumen de tráfico. Por ella pasan cada día más de 22.000 vehículos, de los que más de 2.000 son camiones de gran tonelaje. Estas cifras son todavía más elevadas en verano, cuando aumenta el flujo de tráfico hacia las playas de la provincia de Cádiz y de inmigrantes magrebíes de toda Europa que se dirigen al puerto de Algeciras en la Operación Paso del Estrecho. Pese a que la vía tiene un firme en buenas condiciones y hay buena visibilidad en la mayoría de sus tramos, la gran cantidad de coches y camiones que por ella circulan hacen que cualquier adelantamiento se haga con verdadero riesgo de accidente.

Por ello, la mayoría de los siniestros que se registran en la N-IV son choques frontales, que precisamente son los que más vidas se cobran. La de ayer no llegó a ser una colisión frontal porque el camionero hizo una maniobra para evitar al coche que se le venía de frente, que le terminó costando la vida a él y no a los del turismo, como suele ocurrir en la mayoría de las situaciones. Sucedió a las nueve y media de la mañana en el kilómetro 598,2 de la N-IV, en el término municipal de Las Cabezas de San Juan.

El equipo de atestados de la Guardia Civil de Utrera mantiene abierta una investigación sobre el modo en que se produjo el accidente. Testigos presenciales aseguraron ayer a este periódico que el conductor del turismo invadió el carril contrario, por el que circulaba el camión, que iba en sentido Cádiz. El camionero hizo una maniobra evasiva para tratar de eludir el coche que se le venía encima, pero se salió de la vía y terminó volcando. El turismo chocó contra el camión, pero lo hizo de manera oblicua y no frontal. El camionero murió en el acto y los ocupantes del coche resultaron heridos de carácter leve. Fueron atendidos in situ por el servicio de emergencias sanitarias del 061, mientras que los Bomberos, que se desplazaron desde Los Palacios, tuvieron que rescatar el cuerpo del camionero, que fue trasladado después al tanatorio de la SE-30.

Ver más en: Diariodesevilla.es

Deja una respuesta