Un camión a punto de quedar encajado en pleno centro de Guadalajara

Guadalajara no es país para tráilers, se podría decir parafraseando el título de la conocida película de los hermanos Coen donde tuvo papel estelar Javier Bardem. Y si no, que se lo pregunten al conductor del enorme camión con matrícula de la República Checa que este sábado, alrededor de las nueve y media de la mañana, ha estado a punto de quedar atorado en el centro de Guadalajara.

Como refleja el reportaje gráfico de nuestro fotógrafo, el despistado chófer se encaminaba decidido hacia la plaza de Dávalos, después de ocupar con su enorme vehículo todo el ancho de la calle Miguel Fluiters. Ha sido un peatón el que, providencialmente, le ha avisado en el último instante y a gritos para que no terminara de dar el giro en la calle de Román Atienza, donde con toda seguridad se habría quedado atascado, sin margen siquiera para comprobar lo poco manejable de la reformada plaza de Dávalos para un camión de tales dimensiones.

Poco después, un patrulla de la Policía Local procedió a guiarle marcha atrás, una vez despejado Miguel Fluiters de los coches que se habían acumulado tras el camión. Así, con paciencia, más de media hora después el tráiler podía embocar la Avenida del Ejército desde la Plaza de los Caídos en la Guerra Civil y los policías y el conductor respirar más tranquilos y dar por terminada una anécdota que podía haberse complicado mucho más.

El fotógrafo de LA CRÓNICA estaba allí…

 

Fuente de la noicia: Lacronica.net

HI

Comentarios

comentarios