Tregua en las ITV para los conductores: aplazado el endurecimiento de las revisiones

En mayo estaba previsto aumentar el control de gases contaminantes y la manipulación de los automóviles pero los nuevos ordenadores no han llegado a las estaciones

 

El anuncio se realizó en mayo y provocó una gran alarma entre los conductores. Las inspecciones técnicas de vehículos (ITV) se iban a endurecer, especialmente en lo que se refiere a la emisión de gases contaminantes. También se advirtió entonces de que las estaciones reforzarían los controles para detectar manipulaciones de los automóviles.

Efectivamente, el pasado 20 de mayo debía comenzar a aplicarse el endurecimiento de las inspecciones de vehículos en todas las estaciones de ITV a nivel europeo, incluidas las españolas.

Entre las principales novedades, se anunció la incorporación de nuevos dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD por sus siglas en inglés). La reforma exige una serie de cambios en los procedimientos y equipos de diagnóstico e inspección, en la formación del personal y en las propias instalaciones.

No se han endurecido las inspecciones

Por el momento, según ha constatado Confidencial Digital por fuentes conocedoras de la situación en el sector, sólo se han puesto en marcha una parte de los cambios que estipula el Real Decreto 920/2017.

Aún así, el anuncio de los nuevos controles desató en mayo una enorme inquietud y largas colas en las ITVde propietarios, especialmente de aquellos con vehículos diésel y antiguos.

Pero durante estos meses de verano, los profesionales de los centros de inspección van a estar simplemente localizando las conexiones OBD(el enchufe del ordenador) dentro de los vehículos. Todavía no están en condiciones de detectar anomalías que puedan penalizar a los conductores.

El objetivo de las estaciones de ITV es ir familiarizándose con estos nuevos elementos hasta septiembre. Lo más habitual es que se sitúen debajo del volante o junto a la caja de cambios, aunque ello depende de cada fabricante e incluso del modelo concreto.

El nuevo punto de control en las revisiones afectará a lo que se denomina OBD (On Board Diagnostics), el sistema de diagnóstico a bordo, conocido popularmente como la “centralita”.

Afectará a los coches fabricados a partir de la entrada en vigor de la norma Euro 5 sobre emisiones (enero de 2011) y a todos los Euro 6 (2015), tanto turismos como camiones, según establece el Real Decreto de homologación de la normativa europea.

La razón es que, con la norma Euro 5, empezaron a ser obligatorios los filtros de partículas en los motores diésel. Anteriormente, los Euro 4 no los llevaban de manera generalizada, sino que algunas marcas los ofrecían como un extra.

Detectar manipulaciones de los vehículos

El acceso al “cerebro del vehículo” permitirá la detección de posibles fraudes y la manipulación de elementos, al quedar registrados códigos de error interno que no aparecen en el panel de mando.

Los fraudes más habituales que se registran son la eliminación del filtro de partículas y la desactivación de la válvula de recirculación de gases (EGR). Se trata de averías caras pero que no afectan al funcionamiento del motor.

Las anomalías en el sistema de control de emisiones detectadas de esta forma serán calificadas como “defecto grave”, lo que obligará al usuario a repararlas si quiere obtener el visto bueno para circular reglamentariamente.

Está pendiente un protocolo de Industria

En el sector también advierten de que tampoco existe todavía un procedimiento generalizado para el control electrónico de otros elementos.

Fuentes del sector aseguran que las nuevas comprobaciones de los sistemas de seguridad electrónicos, como el ABS (antibloqueo de frenos), el control de estabilidad y los airbags están a la espera del Manual de Procedimiento de Inspección en las estaciones ITV, que debe establecer aún el Ministerio de Industria.

 

Fuente – Elconfidencialdigital.com

 

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

HI

Comentarios

comentarios