Sospechan que camioneros de grandes rutas toman anfetaminas para aguantar

El chófer de un tráiler procedente de Alemania dio positivo en el peaje de Abegondo

Conducía desde Alemania un camión de 40 toneladas y fue interceptado en un peaje de la autopista, en Abegondo, a unos kilómetros de su destino, en Cambre. Había cometido hasta cinco infracciones durante el trayecto al incumplir la normativa de descanso obligatorio establecida para los transportistas de larga distancia. A los agentes del equipo de transportes de la Guardia Civil de Tráfico de Galicia les extrañó que este conductor hubiese recorrido miles de kilómetros y aguantado decenas de horas al volante sin descansar lo suficiente, como indicaba el examen del tacógrafo.

Ningún signo externo lo delataba, pero ante la sospecha de que el camionero podría haber consumido algún tipo de sustancia prohibida para aguantar despierto un trayecto tan largo, los agentes decidieron hacerle el test de drogas mediante la recogida de una muestra de saliva. Y el resultado fue positivo. La prueba detectó restos de anfetaminas en el organismo del conductor, algo totalmente prohibido por la normativa para todo tipo de conductores. El camión fue inmovilizado inmediatamente, y el conductor, denunciado por una infracción muy grave, castigada con 1.000 euros de multa y con la retirada de seis puntos del carné.

No es el primer caso. Hace una semana otro camionero, también a los mandos de un vehículo de 40 toneladas, dio positivo en cannabis cuando realizaba una ruta entre Vigo y Ferrol. Y los investigadores de la Guardia Civil de Tráfico tienen sospechas de que hay más camioneros que consumen sustancias que les ayudan a soportar largas jornadas al volante y así poder realizar miles de kilómetros sin apenas descanso. Las sospechas se dirigen sobre todo a los conductores de transportes de grandes rutas que transportan todo tipo de mercancías y que tienen que cumplir unos horarios determinados para ser competitivos. La Guardia Civil de Tráfico está intensificando la presión sobre ese tipo de transportes de gran tonelaje ante el temor de que el consumo de drogas contra el cansancio sea un hecho habitual. «Hay cierta preocupación por los recientes casos detectados en Galicia en conductores de vehículos de transporte de mercancías», explican fuentes de la Guardia Civil.

«Es un riesgo muy elevado conducir camiones de gran tonelaje sin haber descansado. Y cuando comprobamos que esos camioneros vienen de hacer largos recorridos incumpliendo los descansos sospechamos que toman algo para poder aguantar», indican las mismas fuentes, que de todas formas quieren dejar claro que esas sospechas se dirigen hacia un determinado perfil de conductor, ya que la práctica totalidad de los profesionales del transporte cumplen con la normativa y respetan los horarios de conducción y de descanso.

El hallazgo de anfetaminas en el cuerpo del conductor interceptado en Abegondo es relativamente novedoso en cuanto al tipo de droga detectada en conductores profesionales. Se trata de una sustancia que los consumidores habituales suelen utilizar para pasar largas noches sin dormir. Produce euforia y energía que permite pasar días sin dormir.

Manipulan los tacógrafos para poder conducir más tiempo sin descansar
El camionero interceptado en las últimas horas en Abegondo había cometido cinco infracciones relacionadas con el incumplimiento de los tiempos de conducción y descanso establecidos para los conductores profesionales. Tres eran graves y dos, leves.

Son esas las irregularidades más frecuentemente detectadas por la Guardia Civil de Tráfico a conductores de camiones de gran tonelaje. Están relacionadas con alteraciones de los tacógrafos que registran todo lo ocurrido en el viaje. Son como la caja negra de los camiones. Su manipulación permite a los camioneros circular durante más tiempo del permitido sin hacer los descansos obligatorios. Lo consiguen siempre que no sea detectada la trampa, algo cada vez más difícil debido a la especialización de los agentes de las unidades de transporte de la Guardia Civil, que cada mes detectan en Galicia decenas de alteraciones de tacógrafos realizados mediante sistemas muy sofisticados y difíciles de localizar.

Hace unos años se detectó en Galicia una trama de instaladores clandestinos que trucaban tacógrafos y que era utilizada por numerosos camioneros. Y eso pese a que las sanciones por la alteración de esos dispositivos de medición superan los 4.000 euros.

Fuente: Lavozdegalicia.es

Leave a Reply