El sencillo y merecido homenaje dedicado a todos aquellos camioneros que alabamos y admiramos por su especial dedicación y compromiso

Homenaje a todos los camioneros históricos – Imagen David Hernández

Lleva el camión a ver a su abuelo a la Residencia, y este no se puede resistir. Se sube al camión, da cuatro acelerones y le dice al nieto que se va para Bilbao.

“No hay en nuestras vidas cómplice más hermoso que el abuelo; en él tenemos a un padre, a un maestro y a un amigo”

Una historia de camioneros emocionante donde las haya.

Se trata de  un hombre de edad avanzada, que está cumpliendo sus últimos días después de una larga vida en el camión, después de pasar penurias de tiempos atrás con camiones que nada tienen que ver con los de ahora. Tiempos pasados, cuando lo de manejar el pesado volante les producía callos en las manos y musculatura en los brazos agrandando la bola de sus bíceps.

El hombre se ha llevado una grata sorpresa. Resulta que hace unos días, su nieto le fue a visitar a la residencia con el camión, y emocionado, el hombre posó al volante con gestos de felicidad, bromeando con su nieto y recordando los viejos tiempos pasados.

Homenaje a todos los camioneros históricos – Imagen David Hernández

Con este escrito pretendo rendir homenaje a todos los camioneros históricos que movieron el mundo y han participado abiertamente en el progreso de nuestro y otros países. Muchos de ellos que dejaron el volante, han cambiado la ruta y las penurias por el baston y el ordenador, donde siguen las publicaciones en los numerosos grupos  y página de transporte que hay en las redes sociales.

En su descanso se alegrarán de leer este modesto escrito que reconoce lo grande e importante que aún viene siendo el peligroso trabajo que hicieron en activo.

Este es el sencillo y merecido homenaje dedicado a todos aquellos camioneros  retirados, que alabamos y admiramos por su especial dedicación y compromiso.

Homenaje a todos los camioneros históricos – Imagen David Hernández

Gracias a David Hernandez por proporcionar parte de este merecido homenaje a nuestros padres y abuelos.

 

Ir a la residencia a ver a a tu abuelo y preguntarte si he ido con el camión, salir para la calle arrancarlo y darle cuatro acelerones, y decir que se iba para Bilbao, no tiene nombre.  TE QUIERO ABUELO (LOLO).

David Hernandez

Envíanos tu historia, tu opinión sobre el transporte, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

HI

Comentarios

comentarios