Salvaje ataque con martillos a un camionero que llevaba vino español a Francia

Fue asaltado en un aparcamiento de Narbona por 20 encapuchados. El episodio se enmarca en la escalada de violencia protagonizada por los viticultores galos contra transportistas españoles.

Francia vuelve a las andadas. Desde comienzos de semana vienen produciéndose en el país vecinos, cerca de la frontera, asaltos contra camiones españoles por lo que los viticultores del sur galo consideran «competencia desleal española». Aunque España defiende que no tiene la culpa de la pérdida de competitividad de los agricultores franceses.
La víctima de uno de esos ataques ha sido un transportista abordado en un aparcamiento de Narbona (sureste) por un grupo de entre 15 y 20 individuos del Comité de Acción Vitícola (CAV) cubiertos con pasamontañas. Los asaltantes derramaron los 25.400 litros de vino tinto de origen español que transportaba.

El camionero, que trabaja para la sociedad Translleralva, de Villalba de los Barros (Badajoz), ha presentado una denuncia ante la Policía Judicial de Narbona, según fuentes diplomáticas.

El responsable de la empresa, Antonio Llera, ha contado a Efe que los encapuchados, que portaban martillos, palos y otros objetos, dieron dos opciones al conductor, derramar el vino por las buenas o por la malas.
Los encapuchados pintaron las siglas CAV en el vehículo, que había cargado el vino en Valencia con destino a la ciudad francesa de Lyon.

El martes, unos 50 miembros del sindicato Jóvenes Agricultores del Gard-JA30, comenzaron a controlar a los camiones procedentes de España, entre las ciudades de Nimes y Montpellier. Interceptaron un camión francés y derramaron los 25.000 litros de vino español que llevaba.

La Embajada de España en París ha presentado una dura queja a las autoridades francesas por los ataques sufridos por camiones españoles. Se ha referido a los asaltos contra varios camiones que transportaban vino y zumo de frutas españoles, a manos presuntamente de miembros armados con mazas, bates y hachas del Comité de Acción Vitícola (CAV) y del sindicato agrario Jóvenes Agricultores del Gard-JA30.

Además, el embajador español, Ramón de Miguel, ha escrito sendas cartas a los ministros franceses del Interior, Bruno Le Roux, y de Agricultura, Stéphane Le Foll, para «expresarles su preocupación y pedirles su ayuda para frenar esta deriva», señalaron las fuentes.

La Embajada ha alertado de que las agresiones han llegado «muy temprano» en el año, lo que hace temer que se puedan reproducir en el inicio de la campaña de exportación de frutas y hortalizas.

En 2016, sus actuaciones generaron tensos momentos en 2016, especialmente en abril, cuando se llegaron a verter 42.000 litros de vino cerca del paso fronterizo de Le Boulou, no lejos de Perpiñán.

Las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA han protestado enérgicamente por los últimos ataques y exigen que se respete la libre circulación de mercancías en la Unión Europea (UE). Asimismo se quejan de la «tibia respuesta de las administraciones», que según ellos «nunca pasa de la mera palabrería», según la UPA.

Fuente de la noticia: Esdiario.com