R.I.P. del Megacamión. Podemos y el activismo ecologista van a por el Megacamión

Foto de archivo

Como ya se había adelantado aquí hace tiempo, la aprobación de la instrucción de los megacamiones que tanto ha dilatado el Ministerio de la Presidencia y la DGT, Dirección General de Tráfico, pendían de un hilo. Como se advirtió desde estas páginas, el Megacamión por su visibilidad en la carretera podía ser fácilmente víctima del populismo y de un ataque para elegirlo como bandera para complicarle las cosas a cualquier Gobierno que quisiera entrar en la Moncloa.

Nada más visible como símbolo e icono de la globalización que un camión de 25 metros transitando por nuestro asfalto. Como si nos hubiese estado oyendo, Podemos silenciosamente, y al margen del resto de los grupos ha presentado una proposición no de Ley.

Dentro de la batería de propuestas legislativas que con un Parlamento sin Gobierno puede hacer, ha introducido concretamente el megacamión en su objetivo. Ha presentado una proposición la semana pasada que obligará al resto de grupos a retratarse

El objetivo de su ahora descubierto interés en la seguridad y en la ecología en la carretera no es otro que fijar una posición social sobre un tema que promete ser muy visible. Podemos quiere publicidad. En su actual situación de degradación en las encuestas, más todavía. Y ha elegido bien.

Podemos necesita publicidad igual que todas sus filiales autonómicas, muchas de ellas con una base ecologista. Necesitan por tanto activismo y, como ya se había contado hace mucho tiempo, el megacamión ofrece todo lo necesario para ser el malo de la película. 

Además presentando la moción antes de que empiecen las autorizaciones, la presión al actual gobierno y la DGT es enorme y seguramente cederá a ello y no hará nada. Además, estando en situación interina aunque el gobierno, ya sospechando que esto iba a pasar, aprobó la modificación del reglamento de vehículo el 18 de diciembre, dos días antes aunque inhábiles de las selecciones del 20 de diciembre, como ha cometido el error de no haber dado paso a la autorizaciones y no haber publicado la instrucción de otorgamiento de las mismas, se ha colocado en la situación de que ahora no puede esgrimir que ya hay concesionarios de las mismas que verían perjudicados sus derechos y podrían presentar reclamaciones ante los tribunales. 

Desencadena Podemos la tormenta perfecta sobre los megacamiones como cualquier observador de la política podía haber pronosticado, y así se hizo desde estas páginas. 

Salvo un gobierno del PSOE y del PP, que están de acuerdo en la actual formulación de los megacamiones, los megacamiones están muertos en los próximos meses.

Esto se preveía y era una seria preocupación de aquellos empresarios, tanto cargadores como transportistas, que habían puesto en marcha y habían matriculado megacamiones, porque pueden ver frustradas sus expectativas si Podemos hace de esto una bandera anti ecológica y anti sistema.

Fuente: Transcamion.es

Leave a Reply