Primera multa a un motorista por pasar un peaje sin detenerse y pagar en Figueras

Los Mossos d´Esquadra han procedido a denunciar a un motorista con 100 euros por pasarse un peaje sin detenerse y pagar.

Sucedió el pasado domingo día 23 de Julio a las 14,20 en un  peaje situado en el km 29 de la AP7, sentido Figueres, en Girona.  Cuando el motorista no se percató de la presencia de una patrulla de la policía catalana, e intentó pasar a rueda de otro vehículo y así no hacer efectiva la cantidad requerida por el peaje.

La policía te puede denunciar por cruzar la barrera a rueda con un coche u otra motocicleta.

La denuncia dice así:

Hecho denunciado: No obedecer una señal de prohibición de pasar sin cumplir la prescripción de peaje (R200)

 

¿Pero qué nos dice la DGT al respecto?

La DGT señala que la negativa de un conductor a abonar el peaje puede ser tipificada como una infracción del artículo 153 del Reglamento General de Circulación, referido al incumplimiento de señales de restricción de paso, que está castigado con hasta 100 euros de multa, al ser una infracción de tipo leve.

 

También conducir por carriles o vías destinados al telepeaje sin estar provistos del dispositivo de telepeaje es objeto de multa, en este caso por infringir el artículo 132.1 del mismo reglamento, castigado también con 100 euros de multa. La misma cuantía en casos de no abonar el peaje y negarse a circular.

Si los agentes de la Guardia Civil están en ese momento en la autopista de peaje serán ellos los encargados de denunciar la infracción, pero si no están presentes, la DGT recoge en su instrucción que los propios empleados de la empresa privada que gestione la autopista podrán rellenar un formulario con los datos del infractor, que luego entregarán a la unidad de la Guardia Civil de la provincia para que esta le tramite “de forma prioritaria”.

En este sentido, la DGT señala que al acta de denuncia es “muy recomendable” que se acompañe una “prueba gráfica de la matrícula del vehículo” y también “la indicación de la identidad de otra persona que hubiera presenciado los hechos” y que más adelante pueda actuar como testigo.

Aunque en la instrucción de la DGT no se concreta en qué se traduce ese carácter “prioritario” de la tramitación de este tipo de denuncias, en un protocolo de actuación de la Agrupación de Tráfico también dirigido a todas las unidades del cuerpo y se especifica que las denuncias formuladas por los empleados de las autopistas de peaje serán recogidas y tramitadas “a la mayor brevedad posible, y en todo caso antes de las siguientes 24 horas hábiles a la recepción de las mismas”.

Resultado de imagen de peaje figueras

Carlos Perez Abogados dice lo siguiente:

 

Hay que tener en cuenta que si un conductor no quiere pagar el peaje nadie puede obligarle a ello. De hecho, basta con manifestar en el puesto la voluntad de no pagar. El empleado de autopistas únicamente podrá anotar el número de matrícula. Ni podrá solicitar la identificación del conductor (pues no es agente de la autoridad) ni podrá prohibir al conductor continuar su marcha (incurriría en delito). Otra cuestión será la repercusión posterior, pues las concesionarias están cursando las denuncias de impago al Servei Català de Trànsit, y éste está procediendo a sancionar administrativamente por infracción del Reglamento de Circulación.

Por lo tanto, con la ley en la mano es sancionable administrativamente pasar por una vía de pago y solicitar no pagar. Nadie podrá prohibirnos el paso, pero posteriormente la empresa concesionaria instará al Servei Català de Circulació a que nos impongan una sanción administrativa por no respetar la señal de “peaje”, siendo ésta la interpretación que debe hacerse, es decir, con la obligación del conductor de “parar” y de “abonar” el precio.

 

Otra cuestión será el razonamiento personal que nos motive a entender la no obligación del pago. Desgraciadamente en Cataluña tenemos una red de autopistas que en su gran mayoría son de pago, y da la sensación que en el resto de España se ha construido una maravillosa red de autovías, pagadas por todos y especialmente por fondos europeos, que son gratuitas. Esta circunstancia genera el pensamiento generalizado de que existe un agravio comparativo y que es, por lo tanto, injusto para los que tenemos que pagar.

 

Las autopistas generan un coste de mantenimiento muy importante y el Estado o la Generalitat carecen de recursos para poder mantenerlas de forma óptima. Por ello se opta por la fórmula de otorgar a empresas privadas su gestión y mantenimiento por lo que cobran un canon.

20476141_1559346290802504_7658582427923267563_n

Hay sectores que opinan que no pagar un peaje no supone ninguna infracción administrativa ni penal, siendo únicamente una cuestión civil por incumplimiento contractual entre usuario y concesionaria. Asimismo lo entiende también el Sindicato de Policía de Catalunya, que entiende la inexistencia de sanción administrativa en la falta de pago, puesto que la obligación del conductor es de parar según la señal, no de pagar. Claro está, esta posición contradice la propia actuación de los Mossos y del propio Govern, que según un sector político entiende que está presionado por las propias concesionarias y por algunas entidades bancarias.

 

En el contexto actual de coyuntura económica nos encontramos con que al haber disminuido el tráfico, los ingresos han decaído de forma considerable por lo que en estos momentos las autoridades se están planteando no solo no eliminar los peajes sino aumentarlos en aquellas vías que no existen de todo el territorio español.

 

 

 

HI

Comentarios

comentarios