Prepárate a comer entre «Mamparas de Metacrilato» en Restaurantes para separar a los comensales

En Italia, uno de los países más afectados por el coronavirus, ya lo evalúa como una opción segura.

No es un confesionario, pero se le parece. En Italia, uno de los países más golpeados por el coronavirus, a medida que la curva de contagios se empieza a achatar, todos comienzan a pensar en el día después de la cuarentena, cuando se autoricen los desplazamientos y la actividad económica retome su ritmo.

Por supuesto, todos saben que la salida del aislamiento será progresiva, pero las ideas sobre cómo adaptarse al mundo post Covid-19 ya empiezan a circular, sobre todo porque nadie cree que el riesgo de contagio desaparezca de un día para el otro.

El sector gastronómico es uno de los más afectados por la pandemia, por eso también debe ser uno de los más creativos en cuanto a ideas para reabrir lo antes posible, necesitado de recuperarse de una crisis casi terminal.

Es así que empezó a circular una idea para aplicar en los restaurantes que no tengan la posibilidad de eliminar mesas para respetar la distancia mínima que evita el contagio. Esta idea consiste en instalar paneles separadores de acrílico entre mesa y mesa. Y también entre comensal y comensal, como se ve en la imagen.

Entre confesionario de iglesia o caja de banco, los memes van a surgir muy rápido sobre esta idea para poder recuperar (algo) del placer de salir a comer afuera.

¿Qué te parece la idea?

 

El ocio nocturno no volverá a ser como antes de la pandemia del coronavirus. Los empresarios madrileños trabajan para adaptarse y exigen que la apertura no sea escalonada y que bares, restaurantes y discotecas puedan abrir a la vez.

El ocio nocturno plantea reabrir acatando restricciones y reducción de aforos

Muchos de esos locales preparan ya dispositivos especiales para garantizar la seguridad de sus clientes.

Hablamos con Manuel Gil, quien lleva lleva más de 20 años en el sector de la restauración y otros tantos en el de las reformas. Ante la crisis, con la hostelería cerrada, ha ideado una manera de poder abrir los negocios preservando la salud de los comensales. Su idea, por cierto, también se está barajando en Italia, el otro país europeo junto a España más afectado por el coronavirus.

Mamparas transparentes

Se trata de un sistema de mamparas de metacrilato con las que se separa a los comensales en las mesas de manera que todos estén juntos, pero sin entrar en contacto unos con otros.

Manuel Gil explica a Telemadrid que se trata de “unas mamparas que permiten estar juntos pero no revueltos. Son mamparas de metacrilato. Tenemos varios modelos y se trata de que la hostelería pueda abrir cuanto antes”.

Asegura que “los precios oscilan entre los 600 y 700 euros, aunque tenemos otros más baratos. Igual que se monta una terraza, se puede montar esto para que se pueda abrir la hostelería cuanto antes, mientras que pasamos esta crisis catastrófica”.

Las mamparas dividen a los comensales que pueden hablar a través de ellas, pero sin contacto. Son, según ha podido comprobar Telemadrid en un local de Leganés, como unas pequeñas cabinas instaladas en las mesas, a modo de locutorios telefónicos.

Sin riesgo de contagio

Comenta el presidente de la Asociación de Hostelería de Leganés y dueño de un restaurante que “como no se sabe las autoridades que medidas pueden adoptar y así se puede estar de forma segura. Los comensales pueden hablar sin tener ningún riesgo de contagio”

 

 

Un comentario

Deja una respuesta