Ocho enfermedades que acechan a los conductores de camiones

Ocho enfermedades que acechan a los conductores de camiones

Mantener hábitos saludables con horarios de alimentación flexibles dista mucho de ser parte del día a día de la gran mayoría de los camioneros y, por ello, se convierten en fuertes candidatos a desarrollar enfermedades que, la mayoría de las veces, actúan de forma silenciosa y pueden hasta llevar al individuo a la muerte si no se trata correctamente.

 

 Vea los 8 errores más comunes.

 

1 – Diabetes

La diabetes es causada por una deficiencia en la producción o acción de la insulina. Las principales consecuencias para quienes no saben padecer la enfermedad, o incluso para quienes conocen pero no realizan el tratamiento correcto, son la posibilidad de una crisis de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) o hiperglucemia (exceso de azúcar en sangre). .

En el caso de conductores profesionales que pasan mucho tiempo conduciendo, una de estas crisis puede comprometer la seguridad. Los síntomas incluyen temblores, desequilibrio, pérdida de coordinación, mareos, somnolencia y visión embotada. Estas situaciones pueden hacer que la persona pierda el control del vehículo y provocar un accidente.

 

2 – Colesterol

El aumento del nivel de colesterol en sangre no suele presentar síntomas pero es peligroso, porque este exceso de grasa que puede depositarse en las paredes de las arterias (que son los vasos que llevan la sangre a los órganos y tejidos) determina un proceso conocido como arteriosclerosis. Si este depósito se produce en las arterias coronarias, puede provocar angina (dolor de pecho) e infarto de miocardio. Si ocurre en las arterias cerebrales, puede causar un derrame cerebral (derrame cerebral).

Cuando el aumento de colesterol alcanza niveles muy altos, puede haber agrandamiento del hígado, el bazo y síntomas de pancreatitis. La yema de huevo, el tocino, la carne de pollo con piel, el chicharrón, la mantequilla, la nata y crema agria, los fritos, las salchichas, el salami, las salchichas y las carnes de origen animal, son los principales alimentos que contienen una cantidad importante de colesterol.

 

3 – Hipertensión

La enfermedad está determinada por los altos niveles de presión arterial en las arterias y hace que el corazón realice un esfuerzo mayor de lo normal para lograr que la sangre se distribuya de manera equilibrada en el cuerpo. Entre las causas de la hipertensión se encuentran el consumo de alcohol, el tabaquismo, la obesidad, la inactividad física, el estrés, el alto consumo de sal, los niveles altos de colesterol, la diabetes y el sueño inadecuado. Los síntomas de la hipertensión suelen aparecer solo cuando la presión aumenta demasiado. Entre ellos se encuentran dolor de pecho, dolor de cabeza, mareos, zumbido en el oído, debilidad, visión embotada y hemorragia nasal.

 

4 – Dolor lumbar

El dolor lumbar, conocido popularmente como lumbalgia, es una de las principales consecuencias de la rutina de los camioneros profesionales que pasan mucho tiempo al volante del camión y hacen poco ejercicio. Entre las principales causas se encuentran los errores posturales, los bancos no ergonómicos, la falta de apoyo para el cuello y los brazos, largas horas de trabajo continuo sin descansos, inactividad física, obesidad, falta de estiramiento, pocas horas de sueño y uso de medicamentos estimulantes.

Para reducir las posibilidades de desarrollar dolor lumbar, es necesario cambiar hábitos, como regular los niveles de estrés, realizar actividades físicas con regularidad, controlar la alimentación y el peso y mejorar la orientación postural.

 

5 – Obesidad

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal en el individuo y ocurre cuando la ingesta de alimentos es mayor que el gasto energético correspondiente. Las personas obesas tienen más probabilidades de desarrollar problemas como hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, entre otros.

El exceso de peso puede estar relacionado con la herencia genética de la persona, malos hábitos alimenticios o, por ejemplo, trastornos endocrinos. Para el diagnóstico en adultos, el parámetro más utilizado es el índice de masa corporal (IMC). La obesidad es un factor de riesgo para varias enfermedades. El IMC se calcula dividiendo el peso (en kg) por el cuadrado de la altura (en metros).

Clasificación de IMC:

Menos de 18,5 – Peso insuficiente

Entre 18,5 y 24,9 – Peso normal

Entre 25 y 29,9 – Sobrepeso (sobrepeso)

Igual o superior a 30 – Obesidad.

 

6 – Estrés

El estrés se puede caracterizar por sentimientos de miedo, malestar, preocupación, irritación, frustración, indignación, nerviosismo y puede estar motivado por varias razones. La caída del cabello, la impaciencia, los mareos y el dolor de cabeza frecuente son síntomas que pueden indicar estrés. El estrés está relacionado con un aumento de los niveles de cortisol en el torrente sanguíneo, un hecho que además de afectar la mente puede derivar en enfermedades físicas como alergias y tensión muscular, por ejemplo. El estrés puede provocar insomnio, trastornos alimentarios, depresión, problemas cardiovasculares, síndrome del intestino irritable y estreñimiento.

 

7 – RSI (lesiones por esfuerzo repetitivo)

El término RSI se refiere a un conjunto de enfermedades que afectan principalmente a las extremidades superiores, atacan músculos, nervios y tendones provocando irritación e inflamación. Suele estar provocada por movimientos repetidos y continuos.

El esfuerzo excesivo, la mala postura, el estrés y las malas condiciones de trabajo también contribuyen a la aparición de RSI. En casos extremos puede provocar graves daños en los tendones, dolor y pérdida de movimiento. La RSI incluye varias enfermedades, que incluyen tenosinovitis, tendinitis, epicondilitis, síndrome del túnel carpiano, bursitis, dedo en gatillo, síndrome de la salida torácica y síndrome del pronador redondo.

 

8 – Apnea del sueño

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es una afección común en la que las paredes de la garganta se relajan y encogen durante el sueño, interrumpiendo la respiración normal. Esto puede provocar ronquidos, interrumpir el sueño y afectar la calidad de vida de las personas, haciéndolas sentir cansadas y somnolientas durante el día.

Las investigaciones han demostrado que una persona privada de sueño debido a la AOS puede tener hasta 12 veces más probabilidades de verse involucrada en un accidente de conducción.

Como resultado, la directiva 2014/85 / EU de la Unión Europea, creada para limitar los accidentes que surgieron de la AOS, requiere que los conductores con AOS moderada o grave busquen consejo médico antes de que sus licencias puedan ser emitidas o renovadas; Se puede advertir a los conductores que no conduzcan hasta que se confirme un diagnóstico y se tomen las medidas necesarias para controlar la afección. Uno de los principales factores de riesgo de la AOS es el sobrepeso.

 

FUENTE:

CONDUCTORES DE ASFALTO

Deja una respuesta