Molinero logística: No, no nos da vergüenza subir esta foto a las redes

La imagen puede contener: comida e interior

Cuando el compañero envió esta fotografía, asumimos el riesgo de hacerla pública e incorporarla al concurso. Resulta que el compañero en cuestión tiene todo el derecho a participar con esta fotografía. Por tanto, respondemos: No, no nos da vergüenza subir esta foto a las redes, Juan Gonzalez. Refleja una realidad (no la de nuestra “mierda de empresa”, Francisco David Puente), una posibilidad como otra de vivir este trabajo. No he visto a nadie comentar la cara alegre de los trabajadores, los que se muestran orgullosos de pertenecer a esta empresa y llevan años en ella, viviendo su actividad con toda la dignidad del mundo; los que muestran su pueblo, o su familia, o su camión delante de Restaurante Juanito. Y es que en todas las empresas, como en la misma vida, hay dos tipos de personas: las que forman parte de la solución y las que forman parte del problema; las que saben administrarse y las que no; las que se adaptan y las que pretenden que la empresa o la vida se adapten a ellas. Las segundas suelen durar poco en las empresas y disfrutar menos de sus vidas.

 

Las vemos por las redes esperando cualquier pretexto para vomitar toda su frustración y generar mal ambiente en un sector ya de por sí bastante deprimido. A pesar de ello, por razones que nada tienen que ver con la presunta avaricia de los que tienen el valor de continuar creyendo en este sector, en los años de rentabilidad negativa, mientras algunas empresas pateaban a los trabajadores o dejaban de pagar los salarios, algunos han aguantado el tirón. A los que os dedicáis a hacer demagogia detrás de las pantallas, sin tener ni la más remota idea de los resultados de la cuenta de explotación de una empresa de logística, me gustaría veros a cargo del salario base de 700 familias mientras el mercado se deprecia y los márgenes desaparecen.

 

Pero bueno… es más fácil joder la vida a los que están a gusto con lo que hacen y criticar gratuitamente a las empresas; o meter esa mierda de la que algunos hablan en una iniciativa en la que los compañeros se han volcado con ilusión, como es este concurso.

 

Somos conscientes de que no vamos a cambiar esa podredumbre, así que, insistimos: No, no nos da vergüenza colgar esta foto, ni la del restaurante, ni la de los trabajadores orgullosos de su trabajo, ni los que muestran a sus familias. Todo ello forma parte de esta realidad que a algunos os cuece más de la cuenta, pero a otros les da vida e ilusión.

 

A modo de conclusión, me quedo con la frase de Rafael Antonio Perez Garcia: “sinvergüenza es el que dice que come en restaurantes y lo hace como el compañero de cajón”. Quizá es el mismo que le cuenta a nuestros compañeros que se ha ido a una empresa fantástica a cobrar mucho más… ya los pocos meses pregunta si aún hace falta gente en Molinero. Y ahora, cada uno a vivir como quiera y/o como pueda, como todo el mundo.

Buena ruta a tod@s.

Juan Gonzalez LA RESPUESTA TAMBIÉN, POR QUE COME DE CAJÓN POR QUE NO LE PAGÁIS LAS DIETAS QUE ES VUESTRA OBLIGACIÓN Y SEGURO QUE VAN METIDAS EN LA NOMINA.

 

Juan Gonzalez Blablabla. La respuesta es más fácil: pasamos decenas de inspecciones de trabajo al año, hace de eso ya más de medio siglo, y aquí estamos. Si lo que insinúas es que estamos al margen de la legalidad, dilo abiertamente (en mayúsculas, si lo prefieres). No necesitamos de ese recurso mediocre de escribir en mayúsculas para conseguir más “likes” de palmeros y mariachis, hambrientos de frases efectistas, a la hora de decir las cosas como son.

 

 

 

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

HI

Comentarios

comentarios