Más vale tarde que nunca!! a ver si empezamos a alzar la voz y a pedir el respeto que nos merecemos

Cuando sales de casa no sabes si volverás….
Asesinatos, maltratos, opresión, muertes, accidentes, estrés, mala vida, mal comer, mal dormir, robos en los parkings, robos en la cabina, sueldos míseros, etc..

Todo lo enumerado pertenece al día- día de un conductor profesional. Profesión importante como pocas, termómetro de la economía.
Si , de un conductor profesional ¡!
Es triste ver cómo se te escapa la vida en esas horas de espera en un área de servicio, sin poder ver a la familia, sin poder dedicarte a tus hobbies o simplemente, sin poder ir al médico. Estar metido días enteros en una cabina por una nevada o simplemente por estar esperando carga y mientras hablas con tu familia por teléfono o por WhatsApp, aguantas las lágrimas por no haber podido estar con ellos.

Esa sensación de cuando has tenido un descanso de escasas 45 horas en casa, lo justo para ducharse , coger ropa limpia y llenar los tuper de comida porque el sueldo no da para ir de menú y al salir por la puerta no paras de pensar porque no sabes cuándo volverás.
O simplemente, si volverás.

Porque la carretera es dura. Muy dura. Raro es el día que un compañero no tenga un accidente. Unas veces es el sueño y el cansancio acumulado, otras la carretera, un reventón, un loco que se te cruza…y ahora, mas nuevo…los asesinatos.

Pero yo soy una conductora, y como yo, hay muchas féminas en las carreteras de España….os imagináis un forcejeo entre unos ladrones y una mujer ¿?
Os imagináis que puede suceder cuando de noche rompen la cerradura y entran a robar en la cabina de un camión y encuentran una mujer durmiendo ¿?

Más vale tarde que nunca, a ver si empezamos a alzar la voz y a pedir el respeto que nos merecemos, la seguridad en las carreteras y en las Áreas de descanso, que nos dejen de mirar solo como carteras para pagar multas y que acudan rápido a nuestra llamada de auxilio porque basta ya de dejarnos la vida en ruta para que la gente tenga todo lo que necesita ¡!

Adriana Muresan