• Tras el levantamiento de los peajes de la AP-7 el pasado 1 de septiembre, la Dirección de Transit de Cataluña acordó la prohibición de que los camiones circularan por dicha autopista todos los domingos de este mes de Septiembre ante los atascos ocasionados por su falta de planificación.
  • A partir de Octubre y hasta final de año sustituye dicha prohibición por la obligación de que los camiones circulen exclusivamente por el carril derecho sin posibilidad de adelantar, lo que previsiblemente ocasionará una congestión mayor de vehículos.

En una nueva muestra de improvisación e irracionalidad, la Dirección General de Transit de Cataluña ha comunicado formalmente a FENADISMER que a partir de este mes de Octubre ha acordado dejar sin efecto la medida que ha estado en vigor durante todo el mes de Septiembre de prohibición durante los Domingos de circular los camiones en la autopista AP-7 para tratar de paliar los atascos habidos los fines de semana debido a su falta de planificación en adoptar medidas preventivas de gestión del tráfico pese al previsible aumento de tráfico de vehículos particulares tras el levantamiento de los peajes que entró en vigor el pasado 1 de Septiembre.

Sin embargo, una vez demostrado la ineficacia de dicha medida restrictiva, ya que los atascos se han seguido produciendo, han decidido sustituirla por una nueva medida sorprendente consistente en permitir la circulación de los camiones por dicha vía los domingos por la tarde pero debiendo hacerlo obligatoriamente por el carril derecho de la autopista, a una velocidad limitada máxima de 80 Kms/ hora y sin posibilidad de adelantar en ningún momento.

Esta nueva “ocurrencia”, que estará en vigor todos los Domingos de 15 a 22 horas desde este mes de Octubre y hasta final de año, se aplicará en un total de 160 kilómetros de la autopista, en concreto desde  el punto kilométrico 55 (Girona Norte) y  el kilómetro 216 (El Vendrell) en ambos sentidos.

Para FENADISMER esta medida supone una nueva “afrenta” al sector del transporte por carretera, y advierte que lejos de mejorar la fluidez del trafico en la autopista contriibuirá prevsiiblemente a generar más congestión y problemas de circulación.