Las multas de tráfico más increíbles

¿Quién no ha sido multado alguna vez por cometer una estupidez? Ya sea problema del conductor, de las fuerzas del orden, o por el simple destino. Hay ocasiones en los que te puedes llevar a casa un regalo en forma de papel por tras realizar una acción espontánea que puede acabar en delito.

Eso le sucedió hace unos días a un vecino de Salamanca que fue multado con 80 euros por morderse las uñas mientras conducía en el área metropolitana de Salamanca, dentro del término municipal de Carbajosa de la Sagrada (Salamanca). El hecho denunciado fue por “conducir el vehículo sin mantener la propia libertad de movimientos” y porque “conducía mientras se mordía las uñas”. Algo insólito, irreal y casi ilógico. Ya sea en ocasiones por un error administrativo, por descuido del conductor o por la poca compasión de los agentes. Pero, ¿cuántas multas increíbles se han dado en el territorio español en los últimos tiempos? La revista ‘Autofácil’ nos la muestra.

Exceso de velocidad cuando iba subida a la grúa

Ocurrió en Cataluña a finales de 2014. Una conductora fue multada por los agentes de tráfico cuando iba subida a una grúa junto a su coche. Las cámaras del radar dejaron bien claro que la ciudadana iba subida como copiloto en la grúa.

Multado por rascarse una oreja

Un abogado canario fue multado en el año 2003 por rascarse una oreja mientras conducía. El conductor fue parado por, supuestamente, hablar por el teléfono móvil pero cuando pudo demostrar que no hablaba por el celular los agentes se empeñaron y le cayó una multa por “sujetarse la oreja con su mano derecha de forma permanente sujetando el volante con una mano”.

Multada por llevar como arma… un tirachinas

Una ciudadana gallega fue multada por tenencia ilícita de armas. La conductora no llevaba un revólver, un AK-47 o una bomba de racimo, no. Fue multada con 300 por llevar un tirachinas colgado en el retrovisor. Sí, esta noticia es real.

100 euros por girar la cabeza 45 grados

6 conductores fueron sancionados en Pontevedra tras girar su cabeza 45 grados para ver el coche radar de los gantes. Cada uno se llevo un regalo de 100 euros por ser demasiado curiosos.

No a los besos en el volante

Una pareja fue multada en O Carballiño (Pontevedra) por darse un beso en la mejilla mientras conducían. Los actos no llegaron a más pero a los agentes de tráfico les bastó. La Guardia Civil dijo que cuando le dieron el alto, la chica iba al volante “sin mantener la propia libertad de movimientos”. En el apartado de observaciones del mismo boletín se especificaba que “la conductora mantenía relaciones cariñosas con el acompañante”, según informó el Faro de Vigo.

Tener un accidente y ser multado

Eso le ocurrió a un motorista que se fue al suelo después de resbalar con la gravilla que había en la cuneta. Una vez recuperado, la Guardia Civil creyó conveniente que había que multarlo por invadir el arcén. “La Guardia Civil llegó después de los equipos sanitarios y se interesó poco por nosotros. Tan sólo me preguntó que cómo había sido el accidente. Yo se lo expliqué y, poco después, me dijo que tenía que sancionarme porque era lo más barato para mí”, agregó el conductor según ‘Autofácil’.

Lobato, cazado por rebasar un kilómetro el límite

El popular periodista de Fórmula 1 fue multado en Francia por circular a 111 km/h cuando el límite estaba marcado en 110. Increíble. Nuestro vecinos también cuecen habas.

200 euros pero el maniquí llevaba el cinturón

En octubre de 2012 un conductor fue multado con 200 euros cuando circulaba por el carril Bus-VAO de la autovía A-6 en Madrid con una maniquí como copiloto. Eso, si éste llevaba el cinturón puesto. “Era extraña la inmovilidad que presentaba la persona que viajaba en el asiento del copiloto”, agregó la Guardia Civil.

Multa por no llevar el cinturón mientras hacían una orgía

Ver para creer. Seis suizos fueron multados en Ibiza con 200 euros por no llevar el cinturón…mientras hacían una orgía. Los hechos fueron los siguientes: la Guardia Civil dio el alto al conductor que no dio positivo en las pruebas del alcoholemia pero el jaleo estaba en la parte de atrás. Los agentes escucharon unos gritos y descubrieron a tres parejas haciendo una orgía. ¿Qué hicieron los agentes? Multarles por no llevar el cinturón.

Pillado cuando emulaba a Fernando Alonso

Un conductor se creyó un piloto de Fórmula 1 y que las carreteras de Burgo de Osma era Montmeló. El ‘Fernando Alonso’ de turno lo grabó todo cuando circulaba a 190 km/h con su hijo de cuatro años detrás y claro, fue imputado por un delito contra la seguridad vial. Su carrera no acabó con champagne.

Fuente.-noticias.lainformacion.com

Foto de Archivo
11202655_897751576952728_9007358497639040429_n_mini

HI

Comentarios

comentarios