La prohibición de insecticidas multiplica las plagas agrícolas y las poblaciones de mosquitos

129594252

AVA-Asaja denuncia pérdidas en el arrozal por la Pyricularia y La Unió advierte que muchos agricultores no pueden trabajar en el campo por culpa de los picotazos

 

La creciente prohibición de productos fitosanitarios se está traduciendo no sólo en un aumento de pérdidas agrícolas por la falta de control de parásitos que atacan los cultivos, como se viene señalando en los últimos años, sino que incide también de forma alarmante en la proliferación de plagas que afectan directamente a las personas. La proliferación de poblaciones de mosquitos es uno de los resultados más molestos que se sufren por todas partes; no se libra casi nadie, como bien pueden atestiguar millones de personas que padecen a diario sus picaduras, tanto en la ciudad como en el medio rural, en zonas lacustres como en comarcas de secano más al interior, en regiones cálidas y con humedales como en las más secas o templadas.

El problema de los mosquitos está tomando tal envergadura que La Unió de Llauradors se ha visto obligada a advertir que los agricultores ni siquiera pueden realizar ya sus trabajos con normalidad en los campos, porque se ven asaltados constantemente por nubes de estos insectos y se ven obligados a huir de sus picaduras, dejando pendientes sus tareas.

La Unió pone especial atención a la envergadura que ha tomado esta cuestión en localidades de La Plana, como Nules, Vila-Real, Moncofa y Burriana, donde se han multiplicado las quejas por las plagas de mosquitos que impiden literalmente la normal realización de trabajos agrícolas, pero el problema afecta de manera igualmente grave a muchas otras comarcas valencianas, y además se nota que va en aumento.

Ramón Mampel, secretario general de La Unió, ha reclamado a las «autoridades competentes» la adopción de «medidas urgentes, porque la situación es insostenible». También pide que haya más coordinación entre los diversos escalones de la Administración (municipal, provincial, autonómica…) para poder resolver el problema con eficacia, porque «echándose las culpas unos a otros, como ahora sucede, no se logra nada, cuando el problema es acuciante y no se puede perder más tiempo».

En el fondo de la cuestión está la falta de tratamientos fitosanitarios que rebajen la población de mosquitos, así como la desaparición de materias activas contra estos y otros insectos, lo que resta eficacia y aumenta la aparición de resistencias contra los pesticidas permitidos, que se emplean además con restricciones.

Es el mismo problema que se repite frente a toda clase de plagas, y buen ejemplo de ello es lo ocurrido con el hongo de la Pyricularia en los arrozales de la Albufera. AVA-Asaja denuncia que la falta de control de esta plaga, como consecuencia de «la ofensiva prohibicionista de la UE contra los productos fitosanitarios», ha ocasionado pérdidas de entre el 20% y el 80% de la cosecha, según zonas y variedades de arroz.

 

Ver más en – Lasprovincias.es

 

whatsapp logoEnvíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053