La policía belga utiliza la fuerza para pedir pruebas del lugar donde los conductores han dormido

La policía belga ha realizado esta mañana un control utilizando la fuerza bruta en un parking de Zeebrugge, tratando a los conductores como si fuesen delincuentes.

Durante el control, la policía ha requerido de muy malas maneras las pruebas a los conductores que se encontraban en el lugar realizando el descanso o la pausa, con la intención las que pudieran demostrar que el descanso superior a 45 horas lo habían realizado en un lugar adecuado.

Tal y como podéis ver en el vídeo que nos ha mostrado un miembro del Grupo Conductores Profesionales, mientras se realizaba el control se produjeron escenas surrealistas entre los agentes y los camioneros, en el que se llevan arrestado a un camionero.

Esta polémica norma que en caso de incumplimiento, están previstas sanciones de 1.800€, ya sabemos cómo se llevarán a cabo los controles para verificar el cumplimiento de esta norma.

La medida trata de justificarse en que el reglamento europeo 561/2006 sólo autorizaría a realizar el descanso semanal reducido a bordo del vehículo, siempre que éste esté provisto de una litera. Esta interpretación del reglamento es discutible, pero las asociaciones de transportistas de ambos países no lo han hecho con la fuerza necesaria.

 

HI