La ley de la estiba es poco clara y ambigua con intenciones recaudatorias

Me gustaría compartir con vosotros una serie de reflexiones acerca de la nueva normativa de estiba de la mercancía.

Lo primero es que me cuesta entender, que se saque y se aplique una normativa tan ambigua y poco clara en lo referente al correcto atado de la mercancía, que no se den a conocer unas directrices claras y concisas, y que pese a todo ello se haga responsable directamente al transportista, sin ni siquiera un tiempo de adecuación y adaptación.

 

Lo sgundo que viene a la cabeza, es que no es más que una nueva, fácil, y miserable forma de recaudación.
Me pregunto igualmente, el por qué esta normativa la tienen que aplicar agentes de tráfico. Si se considera importante, y creo que en esto estamos todos de acuerdo, que la seguridad del tráfico y la nuestra propia depende de una correcta estiva y transporte de la mercancía, por qué no se exige a los cargadores que la persona encargada de cargar camiones tenga una preparación y conocimientos claros de los riesgos, realice su trabajo en condiciones y asuma las responsabilidades derivadas. La respuesta es fácil, eso cuesta dinero, y es más sencillo dejar al criterio de un agente de tráfico la valoración y posible sanción de un trabajo. Porque seamos claros, en el transporte no solo se nos denuncia por infracciones de tráfico, se nos denuncia tambien por el desempeño de un trabajo. ¿Alguien se imagina que un guardia civil pueda entrar en una oficina y denunciar a su criterio a alguien por estimar que no hace bien su trabajo? Pues eso precisamente es lo que se hace con un transportista.

Se está exigiendo a un conductor, que además de conducir, sea un administrativo, un cargador, un descargadador, tenga que reciclar sus conocimientos cada cinco años, asuma los riesgos y los costes de todo esto, y ahora además tenga conocimiento, y responsabilidad, de cada una de las mercancías que transporta, ya sean pipas, o barras de hierro, y caiga sobre sus espaldas la decisión de como atar sin dañar cada una de ellas.

Todo esto, por si alguien no se ha dado cuenta, tiene un coste económico y logístico importante. Además de la posible responsabilidad en las denuncias, hay que tener los instrumentos apropiados para cada mercancía y además homologados para cada caso.

La conclusión es que a la postre, lo que menos preocupa con todo esto, es la seguridad vial. Porque en ese caso, se obligaría a cada cargador que su mercancía estuviese embalada y preparada para transportar en las condiciones adecuadas, que aporte el los medios y las medidas necesarias para el correcto atado de su producto en concreto, y de no ser así, que sean los responsables de cualquier irregularidad detectada. En este caso, yo estoy dispuesto a atar correctamente toda la mercancía, y a ser responsable de su transporte, y aplaudiría con las orejas una denuncia si no cumplo con la parte que de verdad me toca.

Pero no va a ser así. Se seguirán cargando mercancías sin embalar, se seguirán retractilando palets con papel de fumar, seguirán cargando camiones personas con una mínima o nula preparación, y se nos seguirá denunciando a los de siempre por la responsabilidad de otros, amén de que los seguros de mercancías, se están frotando las manos. Líbrenos Dios de que se nos caiga un palet que estaba atado con una cincha caducada…

Envíanos tu historia, vídeos, fotos y noticias por WhatsApp AL 655938053

HI

Comentarios

comentarios