La huelga de camioneros complica el transporte en Francia

Presión de los sindicatos a Hollande. Protestan contra la reforma laboral. Los servicios interurbanos y de larga velocidad están afectados. Los choferes de camiones bloquean rutas en todo el país.

Bloqueo. Camioneros, con el chaleco de la central sindical, este miércoles, durante un bloqueo de rutas en Carqufou, cerca de Nantes, en Francia. /REUTERS

Después de los policías franceses y su grito de alarma y protesta, ahora es el turno de los ferroviarios en huelga. Los camioneros continúan con su medida de fuerza y bloqueo de puertos y refinerías en Francia, hasta dejar a las estaciones de servicio en la penuria de combustible en varias regiones del país. Las perturbaciones continuaron el miércoles y seguirán el jueves. El Eurostar, que une Francia con Londres, no fue afectado pero el Thalys, que llega hasta Alemania y con intensas frecuencias, sufrió demoras y cancelaciones.

En esta dura “semana social” a la francesa, que los sindicatos pretende continuar hasta julio para conseguir el retiro del proyecto de ley de reforma laboral, el 15 por ciento de los ferroviarios se plegaron a la huelga convocada el miércoles por la CGT. Si bien la medida de fuerza sólo está apoyada por el 15 por ciento de ellos, los trenes de alta velocidad TGV, los intercités, los RER, los trenes suburbanos, están afectados. Uno de cada dos trenes TGV está en circulación y el riesgo es que, si las negociaciones fracasan, la huelga va a ser “reconducida”. Una manifestación está prevista este jueves para apoyar las protestas por el proyecto de ley laboral, que ha pasado al Senado gracias al 49,3, un artículo de la Constitución que permite al gobierno eludir el debate parlamentario.

En junio la ley de reforma del Código de Trabajo, que busca aliviar las condiciones de contratación y flexibilizar para generar empleo, será tratada por los senadores y volverá para una segunda lectura a la Asamblea Nacional. Allí los disidentes socialistas prometen reunir los votos para una segunda moción de censura a su propio gobierno, que esta vez podría tener éxito y hacerlo caer y no fracasar, como sucedió la semana pasada. Justo cuando el jefe de estado socialista François Hollande se considera ya el candidato presidencial de hecho para las elecciones del 2016.

Los ferroviarios pararon para defender sus condiciones de trabajo, cuando los reglamentos de su sector quieren ser adaptados al nuevo proyecto de reforma laboral. La CGT Ferroviaria llamó a sus afiliados a ir a la huelga el miércoles y jueves de cada mes -hasta el 11 de julio — para conseguir su propósito. Pero la ley francesa los obliga a informar a los usuarios 24 horas antes de las perturbaciones que van a sufrir.

Los camioneros consiguieron bloquear con sus medidas de fuerza y barreras muchas rutas y refinerías de Francia. Ellos también se oponen a la que la ley de trabajo modifique sus condiciones laborales. Las áreas más afectadas son Bordeaux, Clemont Ferrand, Rhone Alpes y Normandía.

Con sus camiones y bloqueos, los chóferes consiguieron perturbar las rutas con su huelga reconducible. Son muy fuertes sus medidas en el oeste de Francia. En la ruta Rennes- Angers, cerca de un depósito petrolero, la CGT y Fuerza Obrera mantienen una barrera al igual que en el este de Nantes. Otras acciones están previstas.

Los principales accesos al puerto de Havre continúan bloqueados, según informó la prefectura de la policía. Al menos 200 camiones bloquean la ciudad de Caen y el acceso a la refinería de Gonfreville L´Orcher sigue bloqueado al igual que el acceso a la terminal petrolera Rubis, cerca de Rouen, en Normandía. En Lorient, en la región de Morbihan, ocho manifestantes bloquearon el acceso al depósito petrolero.

Los sindicalistas creen que serán los camioneros los que ayudarán a asfixiar al proyecto legislativo de la ley laboral, con sus 20 bloqueos y la falta de combustible.

Fuente: Clarin.com

HI

Comentarios

comentarios